MIS ABUELOS Y ¿POR QUÉ LOS PERROS SE ACUESTAN A MEDIA CALLE? (POR: RAÚL R. DZUL PAREDES)

Sin pasado, con sólo su presente, en mi infancia llegue a pensar que los abuelos nacían viejos. A semejanza de ciertos accesorios decorativos; imprescindibles y si, usualmente apreciados. Igual que la luna presta su luz al sol, me parecía que los abuelos cobraban brillo frente a sus nietos y sin ellos opacos podían deambular sin reparos. El tiempo se encargaría de resolver esa mirada inicial.

EL LIBRO DEL DESTINO (POR: YOXI)

¡Hay tres entes dentro del círculo junto a John, además del demonio afuera! —Advierte uno de los fraters angustiado— Son tres seres como gnomos barbudos, que brincando alegremente alrededor de John, —que se encuentra encorvado en el suelo— le dan fuertes manotazos en la espalda y en la cabeza con sus pequeñas manos, mientras ríen y se burlan de él.