LA MUJER DEL CALLEJÓN(POR: MARÍA TERESA MORENO)

Isidro López era un joven dedicado por completo a sus estudios, así que cuando llegó el momento de ingresar a la universidad tuvo que dejar su pueblo para ir a la ciudad, pues en donde él vivía junto con su familia no existían escuelas donde el pudiera continuar con su preparación. Para Isidro no fue nada fácil adaptarse a una nueva forma de vida, en la ciudad todo era más rápido, tenía una casa nueva y no conocía a nadie.

Después de unos meses el joven comenzó a disfrutar de su nueva rutina de vida, además ahora tenía nuevos amigos y eso facilitaba más las cosas.

Una tarde Isidro fue invitado por sus nuevos amigos a una fiesta en la casa de una de sus compañeras, el joven no se resistió y decidió acudir y divertirse. Cuando Isidro reviso su reloj se percató que las manecillas marcaban ya las 2:30 de la madrugada, por lo que rápidamente se despidió y comenzó a caminar para regresar a casa.

La noche era espesa, Isidro no conocía muy bien las calles por las que transitaba y en algún momento decidió tomar una ruta alterna, pues parecía que al atravesar por un pequeño callejón podría llegar mucho más rápido a su destino pero cuando estaba en la mitad del callejón una mujer que parecía muy nerviosa se cruzó en su camino:

Mujer: – ¡Ayúdame, por favor ayúdame! –

Isidro: – Cálmese por favor, dígame que le pasa.

La mujer tenía terribles moretones en el rostro y el cuello.

Mujer: – ¡Un hombre quiere hacerle daño a mi hija! Yo salí corriendo para buscar ayuda pero ella se quedó en casa con el… Entró por una ventana y yo no pude hacer nada para evitarlo… –

Isidro quedó impactado con el relato de la mujer y de inmediato llamó a la policía para alertarlos del suceso, el joven comenzó a correr hacia la dirección que la mujer le indicó, la casa estaba a solo unas cuadras de distancia y cuando llego hasta ahí pudo ver como varios oficiales entraron en la propiedad y unos minutos después sacaron esposado a un tipo que vestía una camiseta de color blanco manchada de sangre.

Isidro pensó lo peor pero en seguida otro oficial salió de la casa con la niña de 5 años de edad en sus brazos, la pequeña se notaba atemorizada y no paraba de llorar mientras preguntaba por su madre.

Isidro: – Su mamá viene conmigo, hace unos minutos yo llame a la comandancia para que ustedes vinieran…-

Los elementos de policía escucharon a Isidro, quien relató con detalle su encuentro con la mujer en el callejón, pero cuando este termino de narrar los hechos, los oficiales le pidieron ingresar a la casa, donde pudo ver en el piso de la sala, tan solo cubierta con una manta a la misma mujer que unos minutos antes le había implorado ayuda.

El joven estaba atónito y no podía creer lo que estaba pasando, aquella mujer había muerto minutos antes de que ambos se encontraran en el callejón, ella hizo todo p para salvar a su hija, nada puede separar una madre de sus hijos  ni siquiera la muerte.

Tomado de la red

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s