LA PROMESA DE UN BRUJO(POR: MARÍA TERESA MORENO)

Desde que tengo uso de razón mi tía ha sido muy coqueta, pero al parecer no siempre fue así.

Abuela junto a mis tías tomaban café un día y yo pasaba cerca del comedor en ese momento, la luz de una ventana iluminaba el rostro de Tía Ciri, de piel blanca se distinguía entre las demás hermanas, pues todas eran morenas excepto ella, me llamo mucho la atención que en el ojo izquierdo tenía dos manchas, justo en lo café de la pupila había algo similar a dos gotas de agua y pregunte que era aquello, a lo que ella me contó:

-Un día en la casa vieja fuimos a cortar trigo al terreno ,estaba muy hermoso el cielo y jugábamos a hacer caminos entre los sembradíos simulando que eran calles de la gran ciudad ,entonces tropecé por asustarme creyendo que pisaría una serpiente venenosa ,caí de cara sin poder meter las manos ni un poco ,logré incorporarme con mucho dolor y para mí desgracia tenía una espina como de naranjo metida por completo en el ojo ,grité de lo insoportable que eso era y trataba de sacarla pero era inhumano tocar aunque sea un poco ,entonces mamá vino ya que tus otras tías no supieron que hacer con eso; ella llegó y la saco sin ningún tipo de medio pues bastante asustada estaba. Mi ojo sangraba muchísimo y dolía, pero menos, me llevaron a la casa enseguida y llamaron a mi papá para conseguir como ir al médico ya que éramos pobres y en el pueblo no teníamos más que una enfermera que vacunaba de vez en cuando.

Mi suerte era la peor en el mundo, faltaba poco más de un mes para que cumpliera mis 15 años y me iba a quedar tuerta, estaba segura que no podían hacer nada con mi ojo ya que sentí al caer como si hubiesen aplastado una uva, bajamos sobre un caballo hasta donde un pariente tenía un Jeep que podría llevarnos al hospital. Después de un rato y casi a punto de desmayarme por el dolor y la preocupación llegamos.

El médico de guardia era un hombre poco mayor que mi papá, tenía mucha experiencia y su especialidad en otro momento había sido oftalmología aunque a falta de casos el hospital lo tenía trabajando como médico general en el área de emergencias, me dio sedantes y desapareció el dolor, luego me quitó unas vendas que tenía sobre el ojo malo, sentía que moría pues él solo me dijo:-“No te preocupes mamita, vas a estar bien”- yo sabía que no era verdad porque me dejó ahí con una enfermera y salió hablar con mis papás afuera, cuando ellos volvieron solo me dijeron que me llevarían a otro hospital mejor ,así que sin poder escuchar lo que era mi derecho me llevaron a otro centro médico y luego a otro más ,así por 5 días donde no pude saber nada acerca de mi salud más que “iba a estar bien”.

Un último lugar donde estuvimos se dispusieron a limpiarme con una solución la herida y a colocar un parche, vi que me pidieron datos simples como mi fecha de nacimiento y mi peso, además de estatura ,mis papás salieron con cara de preocupación y antes de volver a casa me explicaron que nada había que hacer, gastaron sus ahorros e incluso lograron vender una cosecha por adelantado para pagar esta aventura pero nadie había dado esperanzas acerca del problema, entonces en 15 días había que extirpar la córnea completa pero lo bueno según era que podría estar ya sin dolor para mi cumpleaños y viviría bien pues podrían ponerme luego una prótesis y nadie notaría lo que me había pasado.

Subimos otra vez al pueblo, tenía ropa nueva de esos días que anduvimos de un lado para otro, pero nada de eso importaba, mi abuela llegó y me habló en privado diciendo que siempre se podría hacer algo, pero tenía que dejar de ser malcriada e ir con buena voluntad. Papá y mamá no sabían que era lo que abuela planeaba, pero dijeron que lo que diera esperanza lo harían.

Casi a las 7 de la mañana del siguiente día fuimos por los caballos de mi tío, eran toscos y fuertes, nos llevarían en su lomo cuesta arriba por 4 horas, llegamos a una cabaña pobre y más pequeña de dónde vivíamos, salió un señor y me saludó diciendo: – “¡Qué guapa que estás! no te veía desde que tenías 6 años, pero no te pongas triste que ahorita te curo de nuevo”-No recordaba quién era este personaje pero abuela lo saludó de beso en la mano como a un sacerdote, además de eso nos invitó a pasar y le contamos todo lo que había sucedido; sacó de una caja de madera muchas hierbas y vendas , me dijo que me quitara el parche y yo accedí , puso a hervir agua y cuando estaba en el punto de ebullición justo soltó todo eso que había sacado dentro de aquella pequeña ollita de barro. Apagó su fuego y dejó que reposaran un tiempo, sacó las hierbas y las colocó sobre mi ojo, luego me vendó y nos habló: -“Les voy a dar una bolsa con muchas cosas, ya va listo y solo lo tienen que echar en el agua cuando esté hirviendo y dejar un rato reposar, lo ponen en el ojo y hacen esto cada día por favor. Solo tengo dos condiciones: la primera es que por nada del mundo abras el ojo hasta que yo te diga dentro de un mes, la otra es que cada día que pase me traigan algo de comer porque voy a pasar orando mucho porque se sane esa herida”-Abuela ganó la palabra y aceptó completamente, agradeció y me hizo despedirme con mucha educación, regresamos a la casa y todos los días durante el mes hicimos lo que nos pidió. Así mismo cada día evité abrir el ojo lastimado y mi papá se tomó el tiempo para llevarle la comida en un canasto a aquel señor, incluso estábamos tan esperanzados que dejamos perder la cita para la cirugía que me harían.

Como bien es sabido cuando algo se espera con ansias el tiempo pasa lento y ya de mi cumpleaños no me acordaba , se hizo el día de ir justo cuando mis 15 primaveras se hacían presentes ,llegamos todos ese día con comida muy rica y una botella de aguardiente del costoso para el señor ,nos pasó a todos y notamos que solo tenía una vela encendida dentro de su casita y las ventanas estaban bien cubiertas con mantas oscuras ,apenas le veíamos la silueta y era más difícil verle el rostro pues lo tenía tapado con una especie de pañuelo traslúcido. Curiosamente él, si veía muy bien pues manipulada todo a la perfección; me quitó las últimas vendas, retiró de mí aquellas hierbas y me pidió ver hacia la luz de la vela, dijo con claridad, pero en voz baja: -“abre el ojo ahora mamita”- y yo lo abrí lentamente porque tenía mucho miedo de haberme ilusionado falsamente, mi maravillosa sorpresa era que veía, veía todo muy bien e incluso mejor que antes.

Estábamos todos afuera celebrando que un milagro se había realizado, había salido primero papá y fumaba un cigarro , mamá estaba haciendo un rosario en silencio en agradecimiento, yo veía el cielo como si fuera un acontecimiento único, abuela salió del brazo de aquel buen hombre pero vimos algo con dolor: el ojo que en mí estaba sano en él, se había ido para siempre ,solo yacía un hueco marchito en su rostro y aun así sonreía mientras nos dijo por última vez:- “no se preocupen por esto ,son pequeños precios que uno paga por ver una niña sonreír en su cumpleaños, soy pobre y lo único que pude darte es eso ,discúlpame por favor”- ,me eché a llorar pues no sabía cómo pagarle todo lo que había hecho y le ofrecí que iría todos los días a verlo así tuviera que subir toda esa cuesta caminando, me dijo que su mejor pago era que yo le prometiera poner las vestiduras a la virgen hasta que cumpliera 30 años ,que él en su vida no se había portado muy bien y deseaba que le diera Dios otra oportunidad de entrar al cielo , lo cumplí justo como él deseaba ,lástima que solo pudo verlo una ocasión pues falleció antes de que yo hubiese cumplido los 16.

Tiempo pasado le pregunté a mi papá que, si él sabía de ese suceso en el ojo de ese hombre, me dijo que durante el mes que le llevó comida jamás lo había visto, se la dejaba afuera de la puerta y desde dentro él le agradecía.

Yo no falle ningún año lo que acordamos, él me devolvió mucho y yo no pude darle tanto como deseaba, solo me aseguré de que jamás se olvidará

Tomado de Trandellic

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s