LA VIEJITA(POR: MARÍA TERESA MORENO)

Una tarde ya para cerrar la puerta del cementerio, el velador dio un recorrido para avisarles que ya cerraría, la gente empezó a salir y en una tumba muy abandonada que ni siquiera el nombre de quien estaba enterrado allí se distinguía bien, miro a una viejecita de rebozo y un vestido largo ya muy viejo con un bastón, tratando de abrir el cancel donde meten las veladoras a sus muertitos, el velador llegó y le preguntó: ¿Buenas tardes señora, que está haciendo? Ya es tarde voy a cerrar el panteón.

La viejita le contestó, tienen mucho que no visitan a este familiar, no tiene veladora está a oscuras, quiero prenderle una, pero no traigo cerillos, ¿no tendrá uno que me preste? ¡buen hombre!

Por supuesto que sí, pero están en mi cuartito donde me quedo a velar, los olvidé allí, si gusta démela para ir a prenderla, pero antes dígame  ¿por qué la dejaron venir sola? ¿Cómo se llama?

Bueno es que ya tiene mucho tiempo que no visitan está tumba, mire cómo está abandonada, necesita una limpiadita, me llamo Hilaria Rojas y mis hijas quedaron de venir pero yo me les adelante, creo que ya no vinieron tampoco hoy.

El velador no dijo más, se fue a prender la veladora para que no se le hiciera más tarde a la viejita pensando cómo era posible que sus familias no la procurarán, cuando regresó, para su sorpresa ya no estaba por ningún lado la viejecita, puso la vela en su lugar y dio un rondín por si la miraba pero no había nada, se encogió de hombros y siguió en lo suyo.

Al día siguiente dando su recorrido acostumbrado, miró a 3 mujeres en la misma tumba limpiándola y poniéndole otra veladora, llegó y saludo, una de ellas le dijo, vinimos mis hijas y yo a visitar a mi madre que está aquí enterrada, andábamos fuera ya teníamos mucho tiempo sin venir, pero veo que alguien vino a traerle una veladora antes,

Si, les contestó el velador, yo estuve con ella ayer era una señora ya mayor, le ayudé a prender la vela, dijo que ustedes vendrían para alcanzarla aquí, se me hizo raro que anduviera sola, y más raro me pareció que cuando regresé con la veladora, ya no la encontré, se había marchado.

¿Cómo era esa mujer? Le preguntó la señora,

Traía un rebozo negro y un vestido largo, por cierto ya muy viejo, además caminaba con un bastón,  ¡ah! y me dijo que se llamaba Hilaria Rojas, les dijo el hombre, las 3 mujeres se miraron asombradas entre sí, no puede ser le contestaron, así se llamaba mi madre y esa ropa acostumbraba  usar, el bastón aún lo tenemos en casa, ¿como es posible que La Haya visto?

El velador quedó más asombrado la piel se le erizó, al recordar lo que había vivido un día antes, había platicado con un fantasma, las mujeres le rezaron y prometieron ir más seguido su madre se había anticipado a su visita. 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s