SABUCÁN AMARILLO(POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA)

—Buen día doña Chayito

—Buen día te mande Dios Miguelito.

— ¿Que va a querer del mercado?

—Ven en media hora, te haré una lista de lo que necesitaré para este día, dicen que entrará un ciclón categoría 5, que viene a toda velocidad desde el caribe. Te daré mi nuevo sabucán amarillo, Anita mi amiga desde el kínder me lo regaló ahora para mi cumpleaños.

Seguí la entrega de tortillas por las calles cercanas a doña Chayito.

Hace más de 6 meses que reparto tortillas y les hago compras o diligencias varias a las personas de la tercera edad.

No es el gran trabajo, pero me da para comer.

 En este momento hay que dar gracias a Dios que cuando menos tengo motocicleta, puedo hacer esto, la tienda de pinturas cerró y todos nos fuimos a la calle.

Más de una vez pensé en irme para el otro lado, pero de que serviría, no tengo papeles, todos dicen lo difícil que es trabajar ahí sin papeles, entonces para que me hago al tonto. Si me voy a morir de hambre que sea en mi tierra.

Además todas la personas me regalan cosas, me quieren porque les he sido útil, les he demostrado mi agradecimiento.

Al regresar por la lista de doña Chayito, algo inusual sucedió:

Ella salíó al oír mi moto, me entregó el sabucán amarillo y me dijo:

  • Gracias Miguelito.

Tomé el sabucán amarillo, se me hizo muy extraña su actitud, pero las personas mayores a veces actúan así.

Tomé la lista del fondo del sabucán, y al dirigirme al primer puesto de las verduras leí:

Miguelito, hay un hombre en la casa.

Volví a leer.

Me subí a mi moto y literalmente volé hasta la casa de doña Chayito, en el recorrido llamé al 911 pidiendo ayuda.

  • ¿Cuál es la emergencia señor?
  • Expliqué el posible asalto a una señora de la tercera edad y conté ligeramente los hechos escritos en la nota de las compras.
  • Enseguida sale una patrulla para allá

Un poco más tranquilo pero siempre nervioso me fui acercando a casa de doña Chayito.

Dejé la moto a media esquina para no llamar la atención del asaltante, caminé hasta su casa, no hice ningún ruido.

Entré por la puerta de atrás, aceché por la ventana de la cocina, doña Chayito estaba amarrada a una silla en el comedor.

Un hombre alto como de 1.70, con gorra azul tipo beisbolista, de barba larga, playera polo de color roja, pantalón de mezclilla azul, le amenazaba con un cuchillo en la garganta, exigiéndole el dinero y las alhajas.

Ella le decía que no tenía dinero, que solo tenía una mínima pensión, que no tenía alhajas ni nada de valor.

  • Puedes revisar toda la casa muchacho, no tengo nada de valor, ni alhajas ni dinero.

¡Cállate vieja estúpida!  Le gritaba el asaltante.

Conocí a tu hijo Melchor en la cárcel, me dijo que acostumbrabas guardar tu dinero en una ollita de la alacena.

Doña Chayito le dijo:

  • Estás equivocado de persona.

Yo nunca tuve hijos, nunca me casé,  trabajé en la botica del centro toda mi vida.

 Al cumplir 65 años me jubilé, no tengo ningún hijo llamado Melchor, ni Gaspar, ni Baltazar.

Puedes revisar toda la casa, mira los retratos, nunca tuve hijos.

Llévate lo que  creas tenga algún valor.

En ese momento llegó la patrulla 791.

 Bajó quien estaba a cargo a preguntarme que sucedía.

 Nos pusimos de acuerdo para irrumpir en la casa.

Ya todo estaba bajo control.

Con la patrulla llegaba una ambulancia para poder revisar y atender a la pobre mujer.

El capitán a cargo del operativo revisó el área y a la orden de ¡entren! la policía tomó el lugar.

Al hombre lo esposaron, lo llevaron preso.

Sacaron a doña Chayito asustada pero con vida.

Yo me acerqué a ella para decirle lo valiente que había sido.

Que fue muy buena idea de escribirme la nota y dejarla en el sabucán amarillo.

Tomó mi mano, me dio las gracias.

—Miguelito ven a visitarme a la clínica ¿te puedo llamar hijo?

Le tomé la mano para darle valor, le agradecí que me considerara su hijo, le dije sentía orgulloso de que fuera mi madre.

ANA LETICIA MENENDEZ MOLINA

20 DE NOVIEMBRE DE 2020.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s