LLUVIA DE ESTRELLAS (POR: ANDREA ANCONA AYORA

LLUVIA DE ESTRELLAS

Por: Andrea Linette Ancona Ayora

Era una noche calurosa del mes de agosto en el Mayab, los árboles se encontraban quietos ni una leve brisa que refrescara y reanimara la vida, de pronto, se escuchó el canto del pájaro de las 400 voces, éste atravesó el silencio como un trueno, todos los animales lograron escucharlo, pero ignoraban que su misterioso canto anunciaba el cumplimiento de un presagio: “aquella noche, ocurriría un gran evento cósmico: la lluvia de estrellas encantadas”.

Pronto, la hermosa luna aperlada se encontraba en la cima del cielo, brillaba con una luz rosácea, hipnotizando a los seres para pensar en sus profundos deseos. Bajo éste efecto se encontraban algunos pequeños animales, pensando en aquellos deseos de cosas imposibles, o más bien no adecuadas a su forma única de ser.  Así casi al mismo tiempo pero en distintas partes de ésta tierra nuestra, múltiples animales comenzaron a expresar sus más profundos, deseos, sin saber, la unión mágica que formarían sus voces con las lluvia encantada.

Por ahí, por una de las tantas grutas, que parecen portales al inframundo, se encontraba una pequeña zarigüeya, escondida y temerosa, puesto que su madre siempre le decía:

—¡Cuidadito y vayas a salir en la noche!, que sí un humano te ve, podría matarte, para ellos somos muy feos, sí lo haces… ¡Te daré tu chancletazo!

A nuestro pequeño amigo, le mataba la curiosidad de ver cómo era la selva, los pueblos y las ciudades de aquellos humanos, que él no había conocido, pero no comprendía el peligro, él simplemente dijo, alzando sus grandes ojos hacia el cielo:

—Como deseo, poder estar libre por las calles de esos pueblos y ciudades, en donde hay luces de noche y movimiento, y también esos humanos tan ingeniosos, al menos, por lo que he oído en las historias de los perros- esas palabras pronunció mientras el cielo era cubierto por diamantes voladores, entonces…

En otro lado de aquella gruta, casi a la salida, en donde se filtra un rayo de luz lunar que acaricia a un gran árbol de ceiba, un pequeño murciélago, un poco flojo, para ser sinceros, se rehusaba a despertarse para salir a la selva:

—¡Levántate, levántate!— le gritaba su hermano, mientras zamarreaba la rama donde dormía—¡Es hora de ir a pasear y comer!

—¡Qué flojera!, ¿por qué no podemos hacerlo durante el día cómo lo hacen las palomas o los hermosos pericos? Desearía poder ser libre, para salir de día como ellos — esas palabras pronunciaban mientras por el orificio vio un lejano destello brillante, entonces…

Más allá de esa gruta, cerca de nuestras hermosas playas, se encontraba en un manglar, un cocodrilo, reposando entre sus aguas tranquilas, mirando al infinito, pensando en que quizá tendría mayor diversión en otra parte. Así que expresó:

—Desearía poder ser libre y estar en el mar, pero mi papá siempre me dice que no, que son tonterías ¿Pero no será más divertido, como me platican las gaviotas?, desearía poder estar libre en el mar— estas palabras pronunció mientras el panorama cambió, pues comenzaron a caer destellos estelares, entonces…

En una ciudad habitada por miles, donde las luces y el ruido  casi vuelven ausentes los pensamientos, un pequeño minino, con un pelo suave como el algodón y valiente como un león, se encontraba en su trapito, asomando su cabecita por la ventana, mirando el dominio de la luna sobre el cielo oscuro, aburrido ya por esa quietud, dijo a la nada:

—Mmmm, ¿Todas las noches serán así?, estoy muy cómodo, pero me gustaría tener una que otra ventura, ahí en donde hay más árboles que casas, más animales que humanos, más libertad, desearía ser como el tigre— estas palabras pronunció, mientras el reinado de la luna era opacado por miles de estrellas en carrera, entonces…

El entonces sucedió, en un instante los deseos se cumplieron y las consecuencias aparecieron. Entonces, la pequeña zarigüeya apareció en medio del tráfico de la ciudad , el ruido, las luces, esos rostros extraños, la pusieron sumamente nerviosa y alterada, no pensaba, solía gritaba y corría, en un instante se acercó una llanta de un tráiler y todo se oscureció. Mientras en la selva, se encontraba el minino, al principio se sintió muy bien descubriendo un mundo nuevo, verde, fresco, salvaje, pero no se percató de que una cascabel lo espiaba, un coyote lo seguía y un jaguar ya se lo había imaginado en su almuerzo, tan distraído andaba que de pronto, los tres depredadores se aventaron hacia él y todo oscureció. Ahí arriba, en la cima de una rama, arriba de donde el minino andaba, se encontraba el murciélago flojo, más su aventura fue más breve y triste, el murciélago no pudo ver ni un solo color, ni una flor, absolutamente nada, por ello, ni siquiera pudo volar, tan solo bastaron las palabras de un colibrí para preguntarle su nombre, y el murciélago desapareció. Por el hermoso mar turquesa, el cocodrilo tomaba el sol, más cuando quiso nadar hacia las secretas aguas profundas, sus patitas se engarrotaron, y se trababan en las algas y corales, entonces un temible tiburón lo sorprendió y todo oscureció.

La luz se hizo al nuevo amanecer, todos ellos aparecieron, como en un sueño, en un lugar donde no hay tiempo, todos son iguales, todos caminan y hablan de la misma manera, cual robots en una fábrica.

En medio de eso estaban esos animalitos deseosos de cambiar e ir a lugares donde creen tendrán libertad. Ahí apareció una gran esfera de luz tornasol, que dijo: pequeños amigos, les quiero dar otra oportunidad, porque aún son jóvenes, y quizá sus conocidos no dialogaron con ustedes para explicarles que algunas cosas son prohibidas por su protección, y además  porque cada uno tenemos diferencias, que nos vuelven los mejores en algunas circunstancias, lugares o acciones, y que en cambio, a veces no podemos hacer otras cosas, pero eso no significa que no seamos importantes, al contrario piensen ¿ No sería horrible vivir en un lugar donde todos sean iguales, con las mismas habilidades? ¿Acaso podrías sobresalir como el más hábil en la oscuridad, el más bonito en las casas, el más temible en el mar o el único animalito que puede llevar a sus hijos como el canguro? Piénsenlo, la mayor libertad que les regaló, es usar sus diferencias y habilidades para sobresalir, con respeto y perseverancia no hay deseo imposible, y así todo volvió a la normalidad, al inicio, y esperemos nuestros amigos aprovechen su segunda oportunidad, en éste mundo tan único por ti.

Título de la imagen: Cielo Estrellado Fondo Cool Literario Ilustración

Titular del derecho de autor de la imagen :588ku, tomado en https://es.pngtree.com/freepng/starry-sky-background-cool-literary_4109462.html

Autor: Andrea Linette Ancona Ayora

Imagen tomada de: Andrea Mota en https://holatelcel.com/lifeandstyle/4-de-mayo-lluvia-de-estrellas/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s