EL FANTASMA DEL VIEJITO SEPULTURERO DEL CEMENTERIO(POR: MARÍA TERESA MORENO)

A los cementerios se les debes de tener respeto y mucho valor para cruzarlos si en tu camino están,  de hecho siempre hazlo cuidándote las espaldas de no sacar nada en hombros ni mucho menos traerte de allí, cruces, tierra y hasta flores.

Quiero contarles unos eventos que viví personalmente hace como siete años cuando en ese tiempo llegaba del trabajo muy noche a casa. Recuerdo que eran casi la media noche e iba en bicicleta y como a 15 metros antes de llegar a la esquina pare porque estaba un perro de esos de la calle ladrando feo. Estaba muy bravo contra una persona de avanzada edad que caminaba como cansado, este señor vestía de uniforme color azul como el que usan los obreros en los cementerios y extrañamente llevaba en su mano derecha una pala pero de esas antiguas; porque en lugar de tener agarradera como las modernas de hoy,  esta tenía un tubo atravesado como en forma de cruz. Este señor de lejos parecía un anciano de unos 80 años y era de baja estatura el cual estaba como jorobadito por algún accidente y por su avanzada edad quien también portaba un viejo sombrero.

Pase junto a él cuidándome del feroz perro que aullaba y chillaba aterradoramente a la vez que se quería esconder.

Era como si el pobre animal hubiera visto al diablo o a un muerto por que quería salir corriendo pero algo lo detenía, la verdad yo pensé que tenía rabia o estaba enfermo y me cuide de una posible mordida. En eso salude al anciano quien medio volteo hacia mí y con horror mire que no tenía ojos, que su rostro era como descarnado y caminaba a unos veinte centímetros del piso, era como si flotara.

El aterrador anciano giro su mirada hacia mí sin contestarme el saludo y por un par de segundos me vio de reojo y siguió su camino.

Estaba paralizado del miedo al igual que el pobre perro y con horror entendí a que se debía. Este fantasma o lo que haya sido iba caminando directo a la esquina del panteón que estaba en frente de la casa donde vivía. Del miedo caí de la bicicleta y ya no tuve fuerzas para pedalear, el aire me faltaba y mis piernas me temblaban. Cuando este tétrico viejo llegó casi al cementerio uno a uno todos los perros de la calle comenzaron a aullar en señal de que el muerto estaba rondando cercas. Casi arrastrándome llegue a la esquina para dar vuelta a la derecha y entrar a mi domicilio, me fui implorando piedad a Dios pensando que esa cosa estaba allí esperándome pero para mi sorpresa ya había desaparecido de lado derecho en la pared del cementerio.

Era imposible que fuera humano y que corriera tan rápido y más que se metiera en algún terreno si en ese tiempo nomas habitábamos tres familias. Como le hice no sé. pero llegue a mi casa todo pálido gritando de miedo. Abrí muy nervioso la puerta y me metí corriendo, no salí en todo el día y como grite esa madrugada después fueron mis vecinos a ver si estaba bien o me paso algo, después de contarles este evento me dijeron que eso era el  fantasma del viejo enterrado o sepulturero que tenía décadas que fue cobardemente asesinado y de vez en cuando lo veían penando a altas horas de la madrugada y más en el aniversario luctuoso de su muerte….

Falto poco para que me fuera de allí pero me aterraba la historia y a la vez me puse a investigar realmente que pasó.

Resulta que aquí en la avenida de la colonia se juntaban a tomar varios grupos de personas muy agresivas y violentas, de eso eran como las tres de la madrugada cuando de repente vieron a una chica vestida de blanco, muy guapa y bella la cual venía sola, estos vagos la fueron siguiendo camino al cementerio y caminaba muy aprisa, iba a pocos metros de ellos pero lo raro de todo es que se desplazaba cada vez más rápido, ellos le chiflaban para que se parara, le decían insultos, piropos de todo tipo y como no se detenía se arrancaron a corretearla porque tenían fama de violar y ultrajar mujeres solas. No se detuvieron en alcanzarla, ya estaba casi a unas cinco calles del solitario cementerio donde ultrajaban a sus víctimas y eso tenían planeado cuando ya casi la alcanzaron ella se paró y giro hacia donde estaban ellos, pero para su sorpresa tenía la cara descarnada, era puro hueso como una calavera, allí se espantaron y se arrancaron a correr de regreso, era tal su miedo que hasta la borrachera se les quito.

Esta chica me dicen los vecinos que se aparece y más desde que un taxista la violo y mató junto con este grupo de depravados. Hasta ahora anda penando el fantasma de la muerta pero por que se aparecía también el viejito.

Lo espantoso del caso es que esa noche ella grito suplicando piedad cuando la metieron al cementerio a saciar sus bajos instintos y fue allí que el viejo sepulturero salió a su auxilio pero ya era demasiado tarde porque ya la habían matado, al sentirse descubiertos por nachito el enterrados optaron por matarlo con su propia pala y escondieron el cadáver en una fosa hasta que meses después lo encontraron. Por su parte la muerta en ciertas fechas del año les que le hace la parada a los taxistas justo enfrente del cementerio en la madrugada y los aborda.

Solo dios sabe realmente que pasó allí y por qué estas dos almas después de 20 años no logran trascender y descansar en paz.

La verdad después de ver, oír y sentir esta manifestaciones opte por vender la casa herencia de mis padres ya que esa zona de cementerios de la alcaldía Miguel Hidalgo en ciudad de México atrapa a muchos seres que a cualquier hora del día penan sin descanso alguno….

-Relato #495, escrito y adaptado por chemo San Juan, de eventos reales de anónimo..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s