TRISTEZA EN LA HACIENDA(POR: WILBERTH BERMÚDEZ CH.)

Costa Rica.

En silencio, quedo el rancho.

El corral está vacío.

El vaquerito se ha ido.

Reses, gallinas y chanchos.

Tristes han amanecido.

En la hacienda,

Allá en el prado

Se oyen las reses bramando

Parece que están llorando

Al joven  que hoy se ha enterrado.

Hoy no ha soplado la brisa

De largo el viento ha pasado

No se escucha ni una risa

Todo está triste, y callado

Nadie llegó hoy a ordeñar

Están sueltos los terneros

No se mira ni un vaquero.

Nadie los vino a encerrar

A un joven se ha enterrado.

Ha muerto, el hijo del dueño

El vaquero más pequeño

Y orgullo del hacendado. 

Todo será diferente

nada podrá ser igual 

En la hacienda, El

Gran Chaparral,

todo cambio de repente.

¿Quién consolará al

ranchero?

Y a su corazón

contrito.

La hacienda perdió

a un vaquero. 

Murió el pequeño

vaquerito.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s