TE ESPERO EN EL CIELO(POR: YOXI)

TE ESPERO EN EL CIELO

Por: Yoxi

Abby  está muy feliz, se encuentra fascinada paseando en el cielo, sin querer voltea y ve a sus padres quemándose y sufriendo al otro lado de un abismo que les separa.

La escena es dantesca, el tormento indescriptible, los demonios que les torturan son horribles y despiadados; les castigan una y otra vez burlándose a carcajadas. Abby siente que se le sale el espíritu del alma al verlos y grita histérica ¡Nooo! Corre a la orilla y cae de rodillas junto a una valla sollozando — ¡No es justo, en donde estoy, esto no es el cielo, es una maldita pesadilla!

— ¡Mamá, papá!  —Les grita y ellos voltean, la ven a la distancia y le contestan—  

— ¡Hija, hija, ayúdanos por piedad, sácanos de aquí!

— ¡Santo cielo, esto no se vale! ¡Ellos son gente buena! ¡Aaaay! —Berrea ya sin control, se tira al suelo, se revuelca y patalea— La gente indiferente la mira al pasar y se aleja recelosa. Después de un rato se le pasa el berrinche y se levantan sus 1.70 m. de masa celestial furiosa; su rubio cabello está todo desarreglado y unas mechas le caen sobre la cara, se le ha corrido el maquillaje, se ha roto las uñas y su manto blanco está todo manchado de hollín. Su cara demudada y sus lindos ojos verdes, enrojecidos por el llanto, ahora destellan amenazantes por venganza. Su dolor se ha transformado en ira fuera de control… 

— ¡Esta es una maldita broma macabra! ¡Quién administra este roñoso lugar! ¡Qué clase de monstruo puede hacer algo así! ¿Acaso un retrasado mental?  ¿Y encima me lo muestran?  ¡No tienen madre, esto no se va a quedar así, me van a oír!

Indignada se dirige a la sala de admisión, llega a la puerta que flanquean dos ángeles que le cierran el paso.

  • ¡Ey ey ey, a donde cree que va damita!
  • ¡Fuera de mi camino par de inútiles! —Les dice— Y con certeros movimientos de kung fu los neutraliza y los quita de su camino.

Cruza el portal de acceso y suenan las sirenas celestiales, se cierran todas las compuertas de oro, destellan  infinidad de luces rojas, y un faro buscador de luz blanquísima muy fuerte la sigue.

Una legión de ángeles armados con espadas de luz aparece, la rodean y se escucha una voz profunda que sale de todos lados que ordena:

  • ¡De rodillas y con las manos a la cabeza¡

Ella se asusta al ver tanto despliegue de fuerza que obedece. Un ángel la esposa y entre cuatro ángeles la llevan a un cuarto de interrogatorio, donde todo es de oro.

 Después de un rato de espera se abre la puerta y entra un ser luminoso que trae una carpeta, la mira, mueve la cabeza, azota la carpeta en la mesa, voltea la silla, se sienta al revés y la interroga.

  •  ¿Nombre y apellidos?
  •  Abby Flores del Campo 
  •  ¿Que estaba intentando hacer, porqué se mete a un área restringida sin permiso y escandaliza?
  • Quiero hablar con el Director o responsable de este lugar, porque tengo una queja muy seria.
  • Yo manejo este lugar y yo la voy a interrogar primero ¿sale? ¿Está usted consciente de que iba ahogada de borracha manejando una camioneta ajena y que se estrelló detrás de un camión?
  •  Sí señor, no recuerdo qué pasó después.
  •  Pues que se medio mató por imprudente y mató a sus acompañantes que venían sin cinturón, violando el reglamento de tránsito y violando el sexto mandamiento.
  •  ¿El sexto mandamiento? Y yo que iba a saber.
  •  La ignorancia de la Ley no la exime de su cumplimiento.
  •  ¿A si? ¡Entonces quiero hablar con mi abogado!
  •  No tiene abogado aquí señorita.
  •  Mire señor, yo solo quiero saber porqué están mis padres quemándose en el infierno.
  •  Permítame — abre la carpeta, revisa los papeles y lee— aquí dice que usted les pidió dinero a sus padres para un negocio que fracasó y cuando ellos le pidieron su dinero de vuelta, les dijo que se fueran al infierno, eso es violación del quinto mandamiento. ¿Explica esto su pregunta? Y ya que abrí la carpeta, existen muchos otros cargos en su contra, escuche usted:
    • Les prometió por Dios que les pagaría y no lo hizo, violación del tercer mandamiento.
    • Tiene en su casa un altar a la santa muerte, violación del primer y segundo mandamiento.
    • Trae estampitas en su bolso de San Judas Marimbero, de la Virgen de la Llaga, del Ánima de Sayula y de Santa Eduviges, virgen y mártir. Más violaciones al segundo mandamiento.
    • Para escalar jerarquías en la compañía se metió con tres de sus jefes y luego los desechó, violación del séptimo y décimo mandamiento.
    • Les quitó los novios a dos de sus amigas y se metió con el esposo de otra para obtener beneficios económicos. Más del décimo mandamiento…
    • Con mentiras y acusaciones falsas se deshizo de los gerentes que no le caían bien, cuando subió a Directora en la Compañía. Violación del noveno mandamiento.
  •  ¡O sea que se voló todos los mandamientos güerita!
  •  Y quien es usted para echármelo en cara
  •  Soy el acusador.
  •  Miente, si eso fuera cierto no estaría yo en el cielo, Dios siempre está conmigo, la Virgen siempre me cuida y me oye, estoy aquí porque lo merezco.
  • ¿Y quién le dijo que está en el cielo?
  •  No me engaña. ¿Quién es usted?
  •  Me llamo Lucifer pero me puede decir Lucy…

Abby siente que se atraganta al notar un cambio en la voz de su interlocutor, lo mira a los ojos y le empieza a dar miedo, él le sonríe maliciosamente.

  • ¿Dónde estoy entonces señor, muerta, viva, que está pasando?
  •  Pues a decir verdad se está muriendo, pero debido a unas oraciones de gente ociosa, parece que tendrá otra oportunidad, pero no se preocupe, si no lo hace nos veremos en la versión Hell 5.0 que es donde está la verdadera diversión, para mí claro.
  • ¿Entonces mis padres se van a quedar ahí?
  •  ¿Ha leído alguna vez la Biblia?
  •  No
  •  Pues si quiere saber averígüelo ahí, aunque creo que ya es muy tarde para usted, en fin, haga lo que quiera. —Lo que le pareció el cielo, es una recreación tridimensional de doctrinas de hombres —inspiradas por mi por supuesto— una antesala para moribundos, que personalmente programé para beneplácito de los asistentes; les agasajamos con todos los detalles que pensamos serían de su agrado. Pero cuando se muera de verdad, —Mira su reloj— se va a quedar dormidita hasta la segunda resurrección —la del juicio final de los perdidos claro— y espero que nos volvamos a ver en el lago que arde con fuego y azufre, le reservaré una trajinera tipo Xochimilco con flores y mariachis, será un placer atenderle, me cayó muy bien, adiós.

Ha transcurrido una semana desde el grave accidente y Abby se encuentra aún en estado de coma. La delicada operación que duró nueve horas fue exitosa, pero al parecer hay nuevas complicaciones. Un grupo de galenos y enfermeras inquietos la rodean. El gráfico del monitor cardiaco se debilita más y más, los bips se vuelven más débiles y espaciados. De repente, el gráfico se vuelve una línea y un Bip continuo anuncia que cesó de latir su corazón. Le dan unos shocks eléctricos con el desfibrilador pero no responde —La perdimos, lamenta el doctor en turno, la cubre con la sábana y sale a avisar a los padres que esperan afuera. El llanto de la madre no se deja esperar y el padre la abraza. El cadáver será llevado a la morgue para iniciar los trámites correspondientes.

Para Abby todo quedó de repente en obscuridad y silencio; pero después de un tiempo —indeterminado para ella— despierta, siente mucho frío y que le falta el aire; está encerrada en un ataúd dentro de un refrigerador. Empieza a gritar y a dar de golpes para llamar la atención.

Un asistente que está en su primer día de trabajo entra a la morgue, oye los golpes, busca el origen; es en una de las gavetas, la abre, jala el ataúd, y cuando va a abrirlo, este se abre de golpe y Abby se sienta dando un alarido mientras toma una bocanada de aire fresco, el chico se desmaya. Abby se baja como puede y sale al pasillo, donde es auxiliada.

Al día siguiente está de regreso en un cuarto de hospital con  sus padres. La animan diciendo que se va a poner bien y que la quieren mucho. Ella los ve, hace un puchero y rompe a llorar. Cuando se calma les pide perdón por ser una mala hija y les promete que ahora si les va a pagar.

Yoxi

04/09/2020

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s