LA MUJER DEL VELO(MARÍA TERESA MORENO)

Luis y Samanta, eran una pareja joven, que a pesar de no estar casados, ya vivían juntos, porque estaban seguros de que tarde o temprano, iban a terminar formando una familia. Las personas del pueblo los querían mucho, aunque recién se habían mudado al lugar, ya que eran muy amables.

Sabes Luis, eres lo mejor que me ha pasado, y estaré siempre a tu lado…..le decía Samanta me alegra escuchar eso mi amor, porque yo pienso igual, te amo……respondía Luis.

Así pasaban los días en las vidas de la pareja, hasta que algo raro empezó a sucederle a Luis, el comenzó a tener visiones extrañas, sobre una linda mujer que cubría su rostro con un velo, como si estuviera a punto de casarse, pero la veía por todas partes, cuando venia del trabajo, la podía ver en los caminos, en los cementerios, incluso en el pueblo, pero cuando intentaba acercarse a ella desaparecía, a veces le preguntaba a alguien si también la había visto, pero le decían que no, aparentemente solo él la podía ver, lo que le estaba poniendo nervioso, era que la mujer parecía verlo fijamente a través del velo que cubría su rostro, como si le conociera. Luis no quiso contarle nada a Samanta, pero si fue a hablar con una anciana en el pueblo sobre sus visiones, y lo que ella le contó lo dejo aún más perplejo. Ella le hablo sobre la leyenda de una mujer joven, que estaba muy enamorada de su pareja, pero este, realmente no la amaba, le había pedido matrimonio, pero lo que hizo fue romper su corazón, muriendo luego, se dice que desde entonces esta mujer vaga como un espíritu de maldad, buscando venganza por lo que le paso. Luis no comprendía que tenía que ver eso con él, ni porque la veía, decidió olvidar el tema por el momento y regresar con Samanta.

Samanta llevaba un par de semanas enferma, estaba teniendo vómitos, y a veces fiebre, el doctor del pueblo le había recetado algunas medicinas que la mejoraban, pero misteriosamente al cabo de unos días, volvía a enfermarse, Luis estaba muy preocupado, Samanta le pedía que no se preocupara, que pronto mejoraría mientras todo esto sucedía, Luis continuaba viendo a la mujer del velo por todas partes, un día regreso del trabajo, y encontró a Samanta desmayada en su cama, Luis se aterro, y corrió a tomarle el pulso, se dio cuenta que estaba débil, y la llevo al doctor después de varias horas en cuidados intensivos, misteriosamente Samanta había muerto. Luis estaba inconsolable, el amor de su vida había muerto, salió gritando del hospital, pero no había nada más que hacer. En el funeral de Samanta, todo el pueblo estaba allí, consolando a Luis, el cual estaba devastado, no se sabía el motivo de la muerte de Samanta, se pensaba que era algún tipo de virus o alguna enfermedad inexplicable, lo más impresionante fue ver el rostro que tenía Samanta antes de morir, estaba como consumida por algo. Mientras las personas se despedían de Luis en el funeral, el levanto su cabeza mientras lloraba, y pudo ver entre las personas a la mujer del velo, la cual lo miraba fijamente, mientras el ataúd de Samanta era bajado al agujero para ser enterrada….

Allí esta!, que no ven a esa mujer?….ALLÍ ESTA!!……..grito Luis, pero nadie veía, nada solo el…..

Sera mejor que te llevemos a casa Luis, necesitas descansar……

Al dejar a Luis en casa, y retirarse los vecinos, el entro, y se sentó en la sala, se quitó sus zapatos, y la ropa, y se dijo a sí mismo:

¡Vaya! que esta vez sí que me ha tomado tiempo, no pensé que fuera tan saludable, he tenido que utilizar más veneno del que pensé, pero al fin se ha muerto, este veneno es indetectable, así que todo ha salido perfecto, lo malo ha sido tener que fingir que estaba enamorado de ella; ja! pero que tontas son las mujeres, yo solo disfruto asesinándolas a todas…

Al decir esto, se levantó camino hacia la habitación que compartía con Samanta, y abrió una gaveta, donde coloco un collar que pertenecía a Samanta, junto con varios otros collares y prendas, tal vez de algunas otras mujeres que Luis había asesinado, como una colección.

Bueno…creo que iré a beber algo al bar, después de todo, debo calmar el dolor por mi perdida……pensó Luis.

Dos semanas después, estando en el bar; Luis bebió demasiado, hasta quedar ebrio, las personas lo consolaban, él se hartó de eso, y decidió regresar a casa, ya era muy tarde en la noche. Mientras caminaba de regreso por un camino oscuro, escucho pasos detrás de él, a pesar de estar ebrio, giro su cabeza, y vio a la mujer del velo parada detrás de él…Eres tu otra vez…..maldita loca….estoy demasiado ebrio para que me molestes…..solo estas en mi cabeza..

Pero al decir esto, la mujer desapareció, él continuo caminando dando tumbos, hasta llegar a casa, después de tambalear tanto, logro abrir la puerta de la casa, entro despacio para no tropezarse, ya que las luces estaban apagadas…pero para su sorpresa, al encender las luces, allí estaba la mujer del velo sentada, esperándolo, ella no se movia, pero lo miraba fijamente, tal vez por el valor que dicen que da el alcohol, Luis esta vez decidió acercarse a ella, muy despacio, lentamente se sentó a su lado, fue allí cuando empezó a sentir miedo, la mujer giro lentamente su cabeza hacia Luis, este muy lentamente le comenzó a levantar el velo, algo llamo su atención, y fue ver que esta mujer, estaba usando el collar de Samanta…..en ese momento la mujer le dijo;

¿Cómo estas mi amor?, te dije que siempre estaría a tu lado!…..era la voz de Samanta.

No importaba el nivel de alcohol en la sangre de Luis, lo que vio, se lo llevaría a la tumba, al quitar el velo, solo estaba el rostro putrefacto de Samanta, ya siendo consumido por los gusanos, sin ojos, solo agujeros donde antes estaban, el grito que esta vez dio Luis, fue escuchado por algunos vecinos, quienes corrieron a su casa a ver que sucedía, pero al entrar, no lo encontraron por ninguna parte.

Unos días después, se declaró desaparecido por las autoridades, al no poder localizarlo por ningún lado, una noche, unas personas pasaban por el cementerio del pueblo, escucharon unos gritos que venían de entre las tumbas, sonaba como un hombre pidiendo ayuda….las personas se asustaron y corrieron, pero avisaron a las autoridades. A la mañana siguiente las autoridades fueron a investigar en el cementerio, y notaron que la tumba donde estaba Samanta enterrada, estaba extrañamente removida, como si alguien hubiera escavado en ella. Decidieron desenterrar el ataúd, ya que los gritos parecían haber sido escuchados por allí, al hacerlo, destaparon el ataúd, y la conmoción fue enorme al ver el cadáver del desaparecido Luis, dentro, abrazado por el cadáver de Samanta, también habían muchos collares y prendas de mujeres dentro del ataúd, pero el rostro de terror de Luis antes de morir, fue algo que jamás olvidarían, ya que parecía que aun después de muerto seguía sufriendo.

Se dice que aun, de vez en cuando, se escuchan los gritos de un hombre pidiendo ayuda que provienen del cementerio.

Tomada de Transdellic

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s