EL LIBRO DEL DESTINO(POR: YOXI)

Capítulo VII

-Cada quien su camino-

John, Ela y sus hijos se dan cuenta que Dug está totalmente metido en el bajo mundo, que no se le puede contactar para hablar con él, así que esperan a que Dug vaya un día a la casa para advertirle el peligro que corre. Desafortunadamente John parte de este mundo antes de que esto suceda.

Al fin llega el día, Dug se estaciona frente a la casa de su madre, maneja un auto deportivo rojo y va vestido como si trabajara en una serie de televisión, camina raro, usa cadenas y esclavas de oro y va peinado a la afro. Se baja del auto y toca la puerta; la madre sorprendida lo deja entrar, van a la mesa y Dug saca de una bolsa un fajo de billetes que pone en la mesa. Ela queda con la boca abierta y lo cuestiona sobre el origen del dinero, él le contesta que eso no le incumbe, que es su dinero y hace con él lo que quiere. Ela le pide que por favor la escuche y le explica lo del libro, que puede exacerbar su tendencia al mal y que el mal terminará destruyéndolo si no se aleja de inmediato de esa forma de vida. Le platica como ellos encontraron a Dios y que están leyendo la Biblia. El se ríe y le dice que eso es para perdedores y que él ahora es un triunfador. Ela se pone muy triste ante el rechazo de su hijo, le dice que mejor se vaya y se lleve su dinero. Ofendido se levanta, toma el dinero y se va, no sin antes decir que si así van las cosas, no regresará jamás. Aporrea la puerta al salir, arranca el auto y sale quemando llantas. Ela se queda llorando, sus hijos salen a consolarla.

Meses después ven en las noticias que hubo una redada en el barrio donde Dug trabaja, que hubo un tiroteo y que la policía entró y abatió a varios, arrestando a otros; entre ellos mencionan dos peligrosos capos detenidos: “el Greñas” y “el Dug” que se encuentra gravemente herido y custodiado en un Hospital, la familia desolada  se alista para ir a verlo.

Ela con Ronaldo, su hija Alina y su yerno Alan, llegan al Hospital, Dug se encuentra en estado de coma, el pronóstico es sombrío; tiene golpes, fracturas y heridas de bala, una en la columna y quizá no vuelva a caminar o quede parapléjico. Esperan pacientemente hasta que Dug despierta y les permiten hablar con él.

Su madre se acerca primero y le dice que no importa lo que haya hecho, que ella lo seguirá amando y que van a ayudarlo. Luego Ron le dice que también lo apoya, que va a estudiar leyes para un día ser su abogado. Gracias enano, es todo lo que le dice.

Alan entonces pide permiso y se acerca, se presenta ahora como su cuñado y le pide por favor que le escuche. Dug receloso al principio lo mira desconfiado, pero voltea a ver a su hermana y su madre y ve sus implorantes miradas, así que acepta escuchar al joven. Alan le platica del amor de Dios y que puede arreglar su vida si le acepta. Dug puede ver ahora que ellos tienen un brillo en la mirada y  un aura de paz que él no tiene. Termina de escuchar a Alan, se quebranta y llora, para finalmente aceptar a Jesús en su corazón. Oran por él, le imponen las manos y se retiran, dejándolo pleno de gozo y paz como jamás había experimentado.

Dug enfrenta cargos por asesinato, asociación delictuosa, tráfico de drogas y lavado de dinero entre otros; enfrentando una condena desde los 40 años hasta pena de muerte. Presionado se acoge a la figura de testigo protegido para reducirla. Los facinerosos se enteran que ya puede hablar, aunque no se puede mover y temiendo que los delate toman medidas. Envían un sicario que acaba con su vida pegándole un tiro en la cabeza. La noticia sale en los medios y el duro impacto hace que su familia se refugie aun más en la religión.

Epílogo

Años después, Adán y Eva regresan de su aventura europea, van a visitar a John a la librería y se encuentran con que ésta cerró hace  tiempo. Preguntando se enteran que John falleció hace tiempo y que fue enterrado en el cementerio del Condado de Metz con gran pompa, hubo una gran ceremonia a la que asistieron cientos de personas, muchas vinieron de diferentes partes del mundo, fue como una gran fiesta. Lamentan no haber estado presentes para despedir a su amigo, pero a la vez se congratulan de no tener que explicarle la razón de su regreso. Como el local está en renta y conociendo Adán el negocio de la librería, deciden rentarlo para abrir su propia librería en memoria de John, con el capital que el suegro les dio el día que por un error de Eva —al desobedecer instrucciones expresas de su padre y Adán por encubrirla— los despidieron de la compañía; por lo que  ahora deberán sobrevivir por sus propios medios. No obstante, Adán ama a Eva con todo su ser y ella le corresponde dulcemente esperando ahora un hijo de él. Así que fueron al Cementerio a rendir un último homenaje a su amigo, buscaron la tumba pero no la encontraron, frustrados regresaron a la administración a preguntar nuevamente por la tumba de John, el librero de la calle Roosevelt —¡Ah El librero! —Contesta el hombre de la administración— —Si lo recuerdo, ¡Qué bello funeral! permítanme, ahora mismo yo les llevo. Los lleva a una cripta enorme de mármol bellísima, flanqueada por estatuas de ángeles y rodeada de árboles, dentro de un bello jardín; les indicó que el librero está  en el nicho número 070. Entraron, bajaron una escalinata y al fondo lo encontraron, pero cuando se disponían a rezar un Padre nuestro por el descanso del alma de John, leen con asombro la inscripción de la lápida: Karim Musalem 1653-1986. Eva incrédula acaricia con los dedos la inscripción y siente una extraña energía que sale del interior, le da un mareo y se agarra de  Adán para no caer.

 — ¡Hay algo raro ahí dentro Adán!

— ¿Por qué dices eso amor?

—  Lo puedo sentir, es muy fuerte, ¡Vámonos de aquí!

 Eva se pone pálida y empieza a temblar de miedo.

— Está bien amor, parece que los panteones no te sientan muy bien.

La abraza y salen del mausoleo sin saber, que no encontrando mejor lugar para esconder “El Libro del Destino” por  instrucciones de John, los fraters lo pusieron al fondo de su tumba.

Fin

Cuento by Yoxi                                                      27/08/2020

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s