EL LIBRO DEL DESTINO(POR: YOXI)

FOTO OFICIAL 2 DE YOXI

 

Capítulo V

—Al demonio no invocarás—

John preside la  ceremonia del templo como Gran Maestre, el secretario da por iniciada la sesión solemne. Los miembros —todos vestidos de gala con sus hábitos amarillos y capuchas cafés—   portan orgullosamente sus insignias de grado. Entre candelabros, velas y aroma de incienso, agradecen a EGADU** por permitir la apertura de la sesión.  Frente al altar, donde se encuentra “El Nombre”* hay un atril de madera de acacia, donde han puesto el libro que les ocupa y del que decidirán su destino.

El Secretario le pide al Gran Maestre que empiece su disertación, John toma la palabra:

—Honorables miembros de nuestra gran logia, estamos hoy reunidos para decidir el destino que tendrá nuestro libro iniciático del tercer grado del templo de la orden. Como es sabido ya, este se ha convertido en un problema, pues ha estado últimamente en peligro de caer en manos de las fuerzas obscuras. Los tiempos que vivimos nos han demostrado que el hombre común, no respeta ahora ni a Dios ni a hombre.

—Aunque nuestra misión ha sido siempre el  bien, y preparar hombres idóneos para el ejercicio de la familia, de los puestos públicos, religiosos y del gobierno; nos encontramos ante una nueva realidad social, pues se han multiplicado grupos sin principios, que con intereses económicos irracionales han llegado a los puestos del poder político y religioso, sin ninguna clase de ética ni deseo de servir al pueblo; pues solo desean servirse a sí mismos a manos llenas, aprovechando la ignorancia que su mismo sistema ha generado, pervirtiendo la educación, coartando derechos universales y aun manipulando los medios a su conveniencia.

—Como resultado han aparecido hordas de desposeídos, que como en una selva, pelean para ganar el pan en la calle al margen de la ley, exfoliando a la sociedad y asolándola; ante la mirada indiferente de  sus gobernantes.

—Considero que nuestro libro provocaría una hecatombe si cae en las manos del codicioso o del orate. Por esto propongo que sea destruido y que el espíritu que lo anima sea enviado a la dimensión donde pertenece.

—Por lo anterior se abre la votación por 15 minutos.

El Secretario anuncia:

—Se ha votado a favor de la destrucción del libro,  por lo tanto, se convoca reunión al ritual que para ese propósito la próxima luna nueva.

Llegado el día, se prepara todo para el ritual en el templo de la Orden. Para ello cuentan con una sala hermética  que cuenta con CCTV* para que sea observado el proceso por un grupo selecto de fraters desde un lugar seguro del piso superior, el ritual demanda que haya solo un mago presente en la sala.

En preparación al ritual se traza un círculo de protección en el piso, que marca el área donde permanecerá el mago; esta área contiene la placa con los 72 nombres sagrados grabados, resguardándola. Frente a esta, hay una mesa con El libro abierto, las sigilas* del demonio a invocar y un triángulo de espejo negro, donde se manifestará la entidad, además de otros detalles como aceite sagrado, velas, incienso, etc.

La indumentaria del mago consta de una túnica negra larga hasta el piso con mangas holgadas y símbolos mágicos bordados en oro por delante y por detrás; una mitra* negra también bordada, la vara mágica de almendro, y un pentagrama de Salomón como protección adicional. Para no olvidar detalle, John lleva consigo una lista con el orden de la ceremonia para memorizar y consultar.

Llega el momento, John se desnuda y entra en el baño ritual,  preparado con aceites aromáticos de oriente y canta el salmo 51 — Purifícame con hisopo, y seré limpio; Lávame, y seré más blanco que la nieve… Sale del baño y le ayudan a ponerse las vestiduras sacerdotales. Él canta mientras lo visten: — ¡Por el misterio de estas sagradas vestiduras, me cubro con la armadura de la salvación en el poder del Altísimo! El paje abre la botella con el aceite sagrado y derrama un poco en su coronilla, luego le ofrece una cantidad que toma con tres dedos de la mano izquierda y se unta un poco en el chacra Ajna***  le dan otro poco más y unge su vara mágica hasta que queda totalmente brillosa de aceite. Salen todos y lo dejan solo con la puerta sellada.

El mago prende las velas, el incienso y baja la intensidad de la luz. Se mueve al centro del círculo y con su vara ejecuta el ritual menor de destierro del pentagrama, dirigido a protegerle con ángeles desde los cuatro puntos cardinales; se siente muy nervioso, toma unas respiraciones profundas para relajarse y lo repite todo nuevamente. Se queda quieto pronunciando la letanía de los motivos del mago y procede con la invocación preliminar de la Goecia*. Al terminar esta se siente mejor y continúa con el conjuro del Lemegeton*  repitiéndolo cuatro veces, cada vez más fuerte e intensamente. Voltea a ver el triángulo negro y solo ve subir la columna de humo del incienso, no ha pasado nada. Repite una vez más todo el conjuro con más pasión —ya se siente exhausto— está sudando profusamente bajo toda esa ropa negra. Se queda en elegante pose con la vara extendida apuntando el triángulo, no pasa nada.

Se siente ridículo y humillado, empieza a caminar dentro del círculo. En el salón de CCTV hay un murmullo, se ven unos a otros y se preguntan qué rayos pasa con el mago. De repente John entra en una crisis nerviosa, tiembla, se llena de ira y maldice todo y a todos a gritos — ¡Por los cuernos de Belcebú! ¡Maldita sea, maldita sea, maldita sea! Apunta la vara nuevamente al maldito triángulo y la mueve furiosamente, el sudor le chorrea por la frente y le entra en los ojos, su vista se  nubla. Se limpia el sudor de los ojos con los dedos y se seca la cara con la manga. En eso empiezan a arderle los ojos y se acuerda que tiene restos de aceite embarrado en los dedos —que es de una canela con mirra muy fuerte y picante— el ardor se hace insoportable, aprieta los ojos instintivamente. Súbitamente el ambiente cambia, baja la temperatura y se siente una presencia. Forzando un ojo lo abre para ver el triángulo. El espíritu está presente en la forma de un pequeño caballo blanco con unos enormes ojos que lo miran fijamente.

Los fraters están asombrados, el demonio se ha materializado ante sus ojos; de pronto, ven caer al mago de rodillas, inclinarse hasta tocar el piso y retorcerse de dolor cubriéndose los ojos; No puede salir del círculo y nadie puede entrar para ayudarlo sin quedar a merced del demonio, que lo mira intrigado y resopla agitando las crines.

Continuará

Cuento by Yoxi

 

Notas:

* – El Tetragrama – estrella de cinco puntas

*- EGADU.- El Gran Arquitecto del Universo

* – El tercer ojo – en el medio de la frente

* – Goecia – La llave menor del Rey Salomón

*- Sigila- Símbolo

*- Lemegetón – Sistema de magia ritual antiguo

* – CCTV – Circuito cerrado de TV

* – Mitra – Gorro ritual como fauces de pescado

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s