VOLANDO…(POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA)

foto-analeti

 

Toda la ciudad ha estado en calma.

Se oye pasar al viento, como si llevara prisa.

Sin embargo, salí a caminar, admito que me asusté, no hay gente en las calles, ni carros circulando.

Me dirigí al centro de la ciudad, me gustaba pasear por la plaza principal, sentarme en uno de esos confidentes, contemplar la catedral hecha de piedra, sin acabados, ¡qué bonita y majestuosa!  ya no llaman a las misas a ninguna hora, la entrada principal está cerrada.

Observé que no había gente en ningún lado, hay cinta amarilla impidiendo el paso, varios policías desvían a los vehículos del primer cuadro de la ciudad.

De verdad que no hay gente.

Los puestos de revistas y novedades están cerrados. Los comercios cercanos igual.
—¿Qué pasa en la ciudad? —me pregunté

Cerré los ojos y me dejé llevar, enseguida escuché una voz diciendo:

—Niña no he comido desde hace días.

Abrí los ojos, una pequeña viejecita junto a mí, hablando. Casi no le entendía, hablaba raro, balbuceaba las palabras. ¿Pero de dónde salió?

Si yo al sentarme, di una mirada alrededor y no había nadie cerca ni lejos, no venía nadie caminando por ninguna dirección y en fracción de segundos ella me estaba hablando.

Amablemente le seguí la plática.
—Pero que dices, ¿que no has comido?

—sí, respondió. Mi familia y yo tenemos varios días sin probar bocado.

—¿Te quedaste sin trabajo?

Balbució algo que no comprendí, tampoco le di importancia.

—y  ¿cuántos son ustedes?

Me di cuenta que cuando yo le preguntaba, sus respuestas no las entendía, como si hablara otro idioma. Sólo cuando ella hablaba pidiendo se le entendía.

Entonces te traeré comida.

—sí, gracias. Trae avena, trigo, cebada, lentejas, habas, guisantes— me dijo.

Y si puedes algo de ropa, pero camisas o blusas blancas, cafés, verdes o grises son los colores que usamos.

Me pareció justa su petición.

Para qué traer algo que no comerán o que no usarán.

Me gusta venir al centro, —le dije.  Observar el palacio municipal, con sus 10 arcos arriba y abajo, la torre donde está el reloj, me puedo quedar mirando, lo hacía de niña, tomaba clases de dibujo y veníamos a pintar para aprender la simetría.

No sabes cómo me gusta Mérida, y el aroma de la limonaria me recuerda mi infancia.

Al voltear para preguntarle la hora en que nos encontraríamos mañana, ya no estaba.

Me pareció qué al contarle mis recuerdos, se fue.

Miré al reloj municipal, eran las tres de la tarde, pues a esta hora volveré mañana.

Regresé caminando por la calle 60, sin autos y sin gente el paseo es muy hermoso, la tarde calurosa, pero así es nuestro clima y me encanta.
Enseguida un viento tempestuoso anunció la fresca lluvia. Me gusta mojarme en la lluvia, cantar y bailar. Sin sentir el tiempo, llegué al barrio de Santana, ahí estaba mi carro.

Enseguida me puse en contacto con gente conocida para recolectar las camisas y blusas, pidiendo los colores sugeridos.

A la mañana siguiente pasé por la ropa, me preparé con lo solicitado, no recuerdo el nombre de mi nueva amiga, pero guardo en mi memoria su cara.

Alrededor de las 2:30 de la tarde dejé en el barrio de Santa Lucía mi carro, sobre la calle 60, a un costado de la iglesia. Tomé la bolsa de las ropas y la bolsa con la comida.

Llegué a la plaza, no vi a nadie, caminé hasta el confidente donde me senté ayer, acomodé las ropas, saqué la comida, y revisé por la derecha si alguien venía, volteé a la izquierda, me di la vuelta y nada, me senté a esperar.

Sin exagerar por arte de magia apareció la viejita, esta vez no la vi tan viejita, como de unos 40 años.

Pensé: ¿será que rejuveneció? ¿Cómo pasaría esto? ayer estaba más viejita.

Empecé a sentirme nerviosa, yo me considero una persona equilibrada, pero sentía el misterio, empecé a sudar, observé como me temblaban los dedos de las manos.

Le di las ropas, y saqué las bolsas con los granos, hizo una reverencia extendiendo las manos como alas, y en mis propios ojos se fue volando…

 

 

ANA LETICIA MENENDEZ MOLINA

30 DE JULIO DE 2020

 

 

 

 

 

 

 

Un pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s