LA ÚLTIMA NOCHE(POR: MARÍA TERESA MORENO)

tarjeta de ma teresa moreno

 

Quiero contarles mi anécdota… Tengo 27 años, Soy del estado de Oaxaca y vivo en Huajuapan de León, una ciudad en la región Mixteca.

 

Esto me sucedió́ hace 7 años por allá́ del 2013, cuando estaba estudiando el sexto semestre de la carrera de docencia en primaria.

 

Como parte de la curricular, nos correspondía hacer prácticas escolares a diversos contextos, en una ocasión me tocó hacer equipo con una compañera para ir a una comunidad muy alejada de la ciudad.

 

Era un zona de difícil acceso, muy poca población y de esos lugares donde están entre barracas y las casas muy separadas. En fin, no quedó de otra más que ir.

 

La jornada de dicha práctica estaba pasando sin ningún contratiempo, nos iba muy bien en la escuela, y la casa donde nos quedábamos no era la más lujosa pero al menos teníamos donde dormir. Todo iba excelente hasta que llegó la última noche en ese pueblo…

 

En el grupo que yo atendía había un alumno que era nieto de los dueños de la casa que nos prestaron, días antes siempre me preguntaba por las mañanas si no me habían espantado, a lo que yo le contestaba que no, pues no había notado nada extraño en las 3 semanas que llevábamos.

 

Y justo en la última noche que mi compañera y yo nos fuimos a dormir pasó lo que nunca imaginé…

 

Estábamos felices porque era nuestro última día ahí́ (nos habían reducido un día de prácticas). Esa noche a mi compañera le tocó dormir en la cama (individual) y a mí en el suelo en un sleeping bag (nos turnábamos).

 

En la madrugada recuerdo que desperté́ buscando mi celular y me paré del suelo para saber dónde lo había dejado, cuando prendí́ la luz me percaté que eran ‪las 3:40, y para mi sorpresa al voltear hacia mi compañera, ella estaba sentada en la cama pero con un rostro pálido y temblando de miedo, cabe aclarar que de entrada me asusté al verla así́.

 

Cuando le pregunté qué tenía o si se sentía mal ella no me respondía, me asusté un poco al verla así́, entonces decidí́ ir a buscar ayuda a la persona que vivía más cerca de nosotros, pero en ese momento mi compañera reaccionó y me detuvo insistiéndome que no saliera de la casa porque afuera había algo…

 

Me dijo que despertó́ al escuchar muchos ruidos e intentó prestar atención para descubrir de que se trataba, pero a los segundos escuchó un grito terrible afuera de la casa que los perros lejanos ladraban y no dejaban de llorar.

 

Después escuchó unos pasos muy pesados en la puerta de la entrada y rasguños como si alguien quisiese entrar… A pesar de que no alcanzaba a ver quién o qué era, ella decía que era algo muy grande por sus pasos pesados y escandalosos, y tenía tanto miedo que no se podía mover o hablar para despertarme.

 

Después de escucharla contarme eso, sentía mucho miedo que no quise ni salir.

 

A los pocos minutos de conversar sobre eso, escuchamos el llanto de un bebé cerca de la casa (estábamos a lado de un pequeño Barranco)…

 

Y mi reacción fue correr hacia la ventana para saber si realmente había uno, ¡pero no había nadie!, en ese momento escuchamos los pasos de los cuales me había hablado mi compañera y mientras yo seguía asomado por la ventana intentando saber lo que era, me tocaron muy fuerte la ventana (no vi a nadie), pero del susto retrocedí́ y caí́ en el piso.

 

Les juro que estábamos inmóviles sentados en la cama esperando que todo pasara, escuchábamos muchos ruidos afuera que en realidad no era nadie, nuestro miedo era enorme aunque yo trataba de hacerme el fuerte, pero por dentro estaba completamente horrorizado. Así́ nos quedamos hasta que amaneció́ sin poder dormir.

 

Cuando salió́ el primer rayo del sol nos fuimos a la escuela llevándonos de una vez nuestras cosas para ya no regresar…

 

Una vez en la escuela le comenté a mi alumno (el nieto de los dueños) lo que nos había pasado, y que tenía razón cuando decía que ahí́ espantaban; me contó que anteriormente sus abuelos vivían ahí́, pero debido a que el diablo los molestaba mucho decidieron irse y cambiarse a otra casa. La explicación me dejó aun más perturbado de lo que ya estaba… Afortunadamente nunca tuvimos que regresar.

 

Actualmente tengo 5 años trabajando y no me ha vuelta a suceder algo de esa magnitud.

Pero Desde entonces siempre tengo miedo de la última noche qué pasó en algún lugar, ya que no sabes lo que pueda suceder en la última noche….

 

Inda Seden

El portal del miedo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s