LA MUERTE VIENE DE A TRES(POR: MARÍA TERESA MORENO)

tarjeta de ma teresa moreno

En un pueblo de Guerrero, donde mi madre nació, es común escuchar que cuando la muerte llega, no se va sola, sino que tres almas la acompañan de regreso, generalmente son almas de personas recién fallecidas que se conocían entre ellas…

 

Y aunque puede sonar como una simple leyenda, la historia que mi abuelita me contó antes de fallecer, me hace pensar que es verdad, además que cuando ella falleció, a los dos días murió su vecina, y a los cinco, falleció uno de sus hermanos…

 

La historia que mi abuelita me contó comienza cuando ella tenía 6 escasos años, un día por la mañana sus padres estaban muy tristes y ambos estaban vestidos de negro, mi abuelita no entendía que pasaba, hasta que le explicaron que una tía de su padre había fallecido, ella también vivía en el pueblo.

 

Los padres irían al funeral, sin embargo pensaron que lo mejor era que mi abuelita se quedara en la casa junto a sus 5 hermanos, bajo el cuidado del mayor, el cual tenía 13 años.

 

Su mamá les dio el desayuno y preparó la comida para la tarde, un caldo de pollo con arroz, pues llegarían al anochecer ya que el entierro sería en un cementerio de un pueblo vecino.

 

Antes de irse al funeral, la mamá de mi abuelita les advirtió a ella y sus hermanos que tuvieran mucho cuidado, y que no se atrevieran a salir; los persignó y les dijo: “háganme caso, pues recuerden que la muerte viene de a tres”

 

Pasaron las horas, y el cielo se tornó gris, parecía que se aproximaba una tormenta, mi abuelita y sus hermanos habían obedecido de no salir, pero de pronto, una de las hermanas cuando jugaba, tiró por accidente la jarra con agua con la que acompañarían los alimentos, y ya sea casualidad o no, pero ya no quedaba más agua en los tambos donde la guardaban, así que el hermano mayor decidió ir a llenar unas tinas al río.

 

El río estaba muy cerca caminando, unos 5 minutos aproximadamente, el hermano había ido solo, pero mi abuelita decidió alcanzarlo después de que él ya había salido.

 

Cuando casi llegaba al río, mi abuelita vio a su hermano a lo lejos llenando las tinas desde la orilla, pero de pronto, el hermano perdió el equilibrio y cayó al agua.

 

Mi abuelita corrió a la orilla a gritar, mientras su hermano era arrastrado por la corriente, hasta que a varios metros de distancia, él pudo agarrarse de una piedra. Le gritaba a mi abuelita que fuera por ayuda, y ella así lo hizo.

 

Ya había comenzado a llover, y mi abuelita se apresuró para llegar a la tienda más cercana y pedir auxilio, gracias a Dios dos hombres buenos fueron al rescate y lograron salvar a su hermano.

 

Si no hubiera sido por qué mi abuelita fue al río también, la historia hubiera sido diferente, pues al poco tiempo se elevó el nivel de agua del río, de tal forma que hubiera cubierto la piedra donde su hermano se sostenía para no ahogarse.

 

Esa tormenta ocasionó muchos daños, incluso se dice que salvaron a otro niño en el río horas más tarde.

 

Mi abuelita pensaba que su hermano habría burlado a la muerte, sin embargo, la parca nunca regresa sin tres… pues lamentablemente al ocultarse el sol, una funesta noticia arribó a su hogar, cuando unos tíos tocaron su puerta y les dijeron que sus padres habían muerto en un accidente en el camino.

 

Desde entonces mi abuelita aprendió que las leyendas se hacen realidad, especialmente esa que se contaba en su pueblo, que la muerte viene de a tres…

 

Cesar (convocatoria de relatos de terror Edy Doo)

El portal del miedo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s