EL TAXISTA (POR: MARÍA TERESA MORENO)

tarjeta de ma teresa moreno

Soy taxista y un viernes ya como las dos de la mañana tenía una carrera (la última que hacía), un matrimonio que tiene un negocio y me contrataron para recogerlos todos los días, el recorrido era de Pablo Livas a Monte Kristal , en Juarez N.L. yo vivo en los cometas, me quedaba de paso, solo que era muy tarde …

Pues ese día fui por ellos y al ir en el recorrido vi sobre la avenida un hombre con un compañero taxista, me pareció raro porque los vi como discutiendo, seguí mi camino hacia el fondo de la colonia y más adelante vi que iba caminando un grupo de hombres borrachos y quizá hasta drogados, total llegamos y se bajaron, ya de regreso volví a ver la pandilla caminando igual hacia afuera de la colonia por toda la avenida. Seguí de largo y como a dos cuadras vuelvo a ver al hombre que parecía discutir con el taxista y me hizo la parada, me detengo y pienso…” a donde ira”. Me pidio que lo llevara a la Estanzuela y yo le dije : – “Nooo como cree señor es muy tarde para ir hasta alla, yo no voy y no lo van a llevar ahorita, mejor devuelvase porque ahí viene una bola de malhechores que lo pueden dañar”. El señor me dijo: No me puedo devolver! No sé dónde ando, me perdí y el otro taxista me bajó. Me insistió diciendo: Sobres cuanto quieres? Llévame, sácame de aquí y te pago lo que me pidas!!

“No (le dije)” yo no voy Sr lo siento y me fui “…

Señores.!!! Seguí mi camino y ahí en monte Kristal hay un pedazo de monte grande y obscuro y en ese lugar que veo una señora parada llorando, se me hizo tan real porque no era la clásica muerta que pintan o platican, dizque toda de blanco y pelo largo negro y bla bla.

Noooo… Está era una señora normal una abuelita muy peinadita; La recuerdo bien, pelo corto y chino y rellenita de cuerpo, no me hizo parada solo lloraba.

Yo le pensé en pararme pero quise y no baje la velocidad y cuando pase por dónde estaba ella mi carro se mató.

Yo pensé “ah es porque vengo lento, intentaba prenderlo; Pero no daba y la mujer se acercó a mi carro y me dijo

Llorando: Llévate a mi hijo me lo van a matar.

Señores!! Se me fue el habla y comencé a temblar…

La señora ya de cerca y con la luz del carro se veía de tez amarilla, sin pizca de color, la cara huesuda y muchas ojeras,

claramente se veía que era una difunta, un fantasma, yo me volteo al frente y sigo prendiendo mi carro y ella me repite, “llévatelo no lo dejes ahí me lo van a matar ”

No sé ni porque le puse en reversa y ahí arranco el carro y con el miedo de verla ya delante de mí a media carretera ella y yo solos, seguí para atrás …Hasta que llegué a dónde estaba el hombre y le dije rápido “súbete…

Ya se oían las risas y borlote de la pandilla que estaban como a 100 metros de él…Cuando lo recojo, que corren todos hacia nosotros y le di a mil al carro, corrieron atrás de nosotros; pero no nos alcanzaron …Ninguno de los dos decía nada…

y cuando paso por dónde estaba la señora ya no había nadie.

Con miedo y todo seguí…

Y por ahí hay una como quinta vieja y abandonada. Ahí mero que volteo por el espejo a ver al pasajero y la señora iba con él !!..Sonriendo !! Sentí pesada mi espalda y duras mis manos y no pude frenar. Solo rece y rece y ni sé que recé ni como, temblaba y casi llore de miedo lo juro …

Ya por Soriana San Roque tuve valor de volver la vista y ya iba el señor solo.

Respiré…Y me detuve…

El señor volteo y me ve y me dice: “No me deje aquí no sé cómo devolverme! Me vine con unos amigos a una quinta pero pelearon y todos corrimos y yo no conozco aquí. Cóbreme lo que quiera.”

Ya nada más le dije, “pues ya que” y nos fuimos…

Tuvo que pasar mucho rato para yo controlarme y poder hablar.

Y le comencé a sacar la plática…

Le empecé diciendo que ahí está muy feo de noche y que ya no se volviera a meter …

Le dije que me dio miedo que lo agarrara la pandilla.

Y me dijo que el también temió, que los vio acercarse y quiso correr; pero si lo hacía era más peligroso…

Me dijo: Estaba bien asustado camarada y le pedí a mi mamá que me ayudara, hace dos semanas que murió…

Ahí me cayó el 20 y le dije, ¿tu mamá es así y así?

Si señor como sabe y le dije ahorita venía contigo ahí y ella me mandó a recogerte…

Él se puso a llorar con un sentimiento, fue tan triste

Lloré con él, sentí como sufría.

Ya solo le dije: Cuídese señor ya deje descansar a su madre Llegamos a la Estanzuela y pues poquito peor oigan, que peligroso también para allá!

Eran casi las 4 de la mañana y mejor me quedé ahí en un Oxxo tomando café esperando que amaneciera un poco para volver.

Está fue una experiencia cierta.

Nadie me lo contó yo vi esa mujer y me ¡Mandó por su hijo!

 

Créditos a quien corresponda

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s