LA LECCIÓN(POR: JOSÉ GARCÍA)

tarjeta de jose garcia

 

Con paso medroso abandono su hogar. La claridad iba recogiendo sus últimos rayos de luz y el cierzo que lo acompañaba las horas postreras del día. Por el contrario, el silencio permanecía en el espacio abstracto sin tiempo.

Un escritor para detallar lo que ven sus ojos en su imaginación tiene que sentirlo. Sin embargo, el único sentimiento que en ese momento se palpaba era el de incertidumbre. A montones, árboles de inclinadas  ramas ante la fuerza intangible de lo incierto y la desolación yacen. Un estímulo frio  se siente en cada calle abandonada y en el horizonte delimitado que existe sin vida. Estelas de luces que nunca se apagaron  lo único vivo de la humanidad que un día rigió.

— ¿Dónde quedo todo? –reflexiona  –. Hoy, el único bullicio que se propaga es el de un viento herido.

No, no era un fantasma lo que vi. Estaba muy lúcido cuando la vi venir de frente.

Era una dama sin colorete y calzado pero aun así era bella. Con la mirada extraviada, y sus brazos extendidos palpaba el espacio para moverse. Siguió caminando, paso al lado mío como si no existiera.

Cuando le di alcance la tomé del brazo y giro a mí. Aunque sus pupilas dilatadas se esforzaron en hacerlo, su mirada estaba ausente.  No sé cuantas palabras le exprese,  quede sin habla y escucha. Ella tenía algo: estaba rígida como el cuerpo de un muñeco.  Improvise  señas con mis manos  y caminamos sin rumbo.

¿A dónde iríamos, si todo se miraba desértico? En la soledad que reina, el quejido del viento ya no era extraño más bien  un espejismo vivo del pasado.

Una ciudad fantasma –así se mostraba en cada paso que avanzamos –. Me pellizcaba la piel para cerciorarme que soy real y tratar de entender. No recuerdo ahora, intentaré recordar  que ha sucedido  mientras, sigo  en busca de las respuestas. Mi prenda de vestir  desaliñada sentencia  una época inexistente. ¿Y ella, de donde vino…?

Quede observándola un buen rato. Parece hablarle al viento, sonríe y pone rostro de enojo, termina en llanto. Igual que a mí, el habla se desprende de la garganta con vibraciones vagas. Nos quedamos sentados en medio de una calle, no sé cómo medir el tiempo. La luz artificial de la luna no se apaga y la calma, dispersa, cubre el inexorable paso del tiempo.

Si ella me hablara, cuando menos volveríamos a la vida y nos preguntaríamos: ¿Que paso?

Como si alguien escuchará nuestros lamentos, una extensa polvareda negra y espesa descendió del cielo. Tomo forma humana y  en descomunal talla vino directo a nosotros. Traía en su mano diestra un báculo de madera  y con ello  nos señaló. Algo extraño, pero  escuchaba en mi  interior  cada palabra suya.

Fui acusado de desobedecer órdenes – como Adán y Eva en el paraíso –. De actuar irresponsable ante mi prójimo, de abandonarlo a su suerte. Solo debía obedecer una ley, y cuando los pájaros retomaran vuelo y la luz blanquecina de la madrugada nos cubriera el cuerpo… Entonces sería la señal para salir. Fui. ¡Fuimos sordos y ciegos de lo que pasaba ¡ Y, de lo que venía.

–¿Creen merecer otra oportunidad? – Expuso con tono distorsionado aquella figura extraña   mientras veía a mi compañera de reojo. Seguidamente, nos tocó a ambos con su bastón de mando. Sentí mis parpados sin fuerza y  el cuerpo  envuelto en  un remolino. Y como eco la voz de mi compañera muy lejana.

El jilguero trinaba en su jaula y por la ventana el alba pasó a despedirse. Un profundo derrumbamiento del tiempo desarrollo una metamorfosis en la vida terrenal. Abrí los ojos, las cuatro paredes se veían vivas, me palpe el cuerpo y el rostro sintiéndome renacido.

Abandone mi casa y camine por la calle. Salude a Don Jacinto el voceador de la esquina, a Doña Pilar la de la fonda, y termine dándole un fuerte abrazo al mendigo del parque…en su hogar de siempre.

A la mañana del día siguiente las noticias decían: epidemia mortal se expande a pasos agigantados: ¡¿Por favor quédate en casa?! …esto pasara –-anunciaba el    perifoneo casa por casa.

Y la gente mostró cara de  incredulidad  ante las desgracias…

 

 

FIN

JOSE GARCIA

Abril/2020.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s