SEÑORA DE ESPITA(POR: MARCO CERVERA)

MARCO CERVERA

“A la escuela primaria “Manuela Olivares de Espita Yucatán 1995”

 

La casa en que vivimos

Es amplia vetusta y solariega

Escasa de tristezas

Anida golondrinas

En todas sus piezas.

Solemne, majestuosa

Puntual y cariñosa.

A veces bullanguera

Festiva y respetuosa.

Señora del tiempo

De lunes a viernes

Puntual a la  cita.

Escuela tu eres

Señora de Espita,

Así es nuestra casa

Sobria y palaciega.

En ella distinguidas

Damas,

Dilectas mentoras

Orientan, enseñan

Como profesoras,

Educan, adiestran.

Con amor guían

A lindas princesas,

Príncipes mayas.

Aun huele a pan

A dulce chocolate

Y los niños corren

Corren prestos

a la escuela.

En ella los espera

Nuestra directora.

Ella los acoge

Los mima los

Besa y entre beso

Y beso

Su canto embelesa.

Anima y abraza

Es liquida fuente

De inspiración.

El duque de H.

Sin par caballero

Escolta a los niños

Que son de primero.

El mentado duque

De gafas brillantes

Detrás de los niños

Avanza y se aleja

De prisa a diario

Con una libreta,

Cuidando a los

Niños,

Que son de primero.

Un oficio limpio

Es el de Don Rodo

Es fiel escudero.

Don Rodo platica

Con mucha avidez

Moviendo su lanza

Con gran rapidez,

Su lanza no brilla,

Pues es una escoba.

La gira en el suelo

El soba que soba.

Arrima una silla

Y se sienta David

El otro escudero

David gran amigo

Su cara redonda

Permite que guarde

Que esconda

Una leve sonrisa,

Mas no tarda mucho

Y estalla la risa

Él es escudero

Como Sancho Panza.

El buen José Luis

Le dicen “Colado”

El corre descalzo

Tira a la canasta

Y cae de lado.

En este palacio

Que es nuestra casa

Moran los recuerdos

De niños y niñas,

De padres y madres

Que dieron su esfuerzo

Por legar a Espita,

Hombres y mujeres

Con sólidos valores.

Hoy te dejo casa;

Pared amarilla

Floreros colgando

Sagrado blasón

Beso tu manita

No te digo adiós

Porque permaneces

En mi corazón.

En el otoño de 1995 llegue a la “Atenas” del  oriente yucateco, Espita. Su gente, su clima, su paz y los compañeros y compañeras maestros. Los niños y niñas de la bella escuela “Manuela Olivares” me permitieron vivir durante un año escolar, una de las más hermosas etapas de mi vida como educador. A ellos este humilde presente.

Muchas gracias, que Dios  guarde a esta preciosa gema de nuestro eterno Mayab

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s