EL LIMONERO Y MI SUEGRA(POR: LUIS CHAY)

 

 

Adiós a mi limonero…, es mi historia de ahora; quizá no tanto como “mi árbol y yo” de un gran compositor recién fallecido.

El “Dzawayak” (frente frío 42) se lo llevó. Compartió mis historias, buenas o malas, pero al fin mías, por más de 22 años. Disculpas a quienes ya no podré llevar limones para su jugo y que recibían quizá por compromiso y luego “desaparecían”, o tirarlos, ja ja ja, tengo que ser realista.

Habrá quien diga “qué p…ensamiento, pero lo voy a extrañar; fue mi confidente en muchos momentos de angustia, frustraciones, berrinches y pocos logros  (¡qué derrotista…!).

Además era recuerdo de mi suegra, quien también ya goza del eterno sueño de los justos; la sigo considerando como tal aunque ya no está físicamente y con su hija ya hay distancia.

Heme aquí todos los días junto a sus restos, que inspira esta mi historia “desgarradora”, snif, snif, ¡Noo! ahora a esperar quién me ayuda a “sepultarlo”.

Sé que me van a destrozar, pero lo extrañaré por todas y cada una de las cosas en las que me acompañó silencioso, sin olvidar a las personas, a quienes considero parte de mi historia personal…, ridícula, cursi, p…ensada pero ya lo escribí, así que aguantaré vara.

Buenos deseos y sinceros a mis seguidores de los cinco Continentes, además de los de Kinchil…, aunque mal paguen…, ¡no se crean!

A los kinchileños (o kinchilitas, todavía no averiguo bien el gentilicio correcto) que lean estás ja…ntasías (fantasías) saben que es chascarrillo.

A esos que pierdan su tiempo en estas líneas tengan presente que agradezco su deferencia todas las veces que me han descubierto en mis escapadas a ese terruño que me vio crecer.

Cuánto desearía que varios de mis contemporáneos o generaciones posteriores que han quedado atrapados en las redes de la inercia, pasividad, las garras del alcohol que los ha reclutado en el “escuadrón de la muerte” salgan de ese pantano.

Para emplear un término regional deseo podamos encontrar opciones para que salgan de esas sartenejas, aguadas o cenotes de los que no encuentran, más bien quienes debieran no les dan alternativas para construir un mejor futuro.

Aquí si hago referencia directa a quienes en el pasado y ahora han ocupado y ocupan puestos públicos  (alcaldes y comisarios) pero sólo para beneficio propio.

A fin de cuentas, he escrito más de lo que pensé originalmente para esta colaboración, que por cierto ya había dejado que me gané la desidia.

Lo único que quise con esto es externar los pensamientos (por fortuna no malos…je je…) y el sentimiento, no depresión, conste, que propiciaron el que mi pobre limonero me haya dejado.

Agradezco a mi limonero (muy generoso en frutos por cierto), los más de 20 años que en lugar de amargar mi vida contribuyó al buen sazón de mis incipientes guisos. Gracias y feliz Día Internacional de la mujer.

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s