SANTO REMEDIO(POR: JOSÉ GARCÍA)

JOSÉ GARCIA

Ve  y comunícalo. Bajó a toda prisa las escaleras en espiral cubiertas de  hielo y se dirigió al taller de los juguetes. Como le había dicho Santa, buscó a los duendes tras los cilindros  de  dulces. Algunos dormitaban, otros jugaban  muy distraídos. Cuando lo reconocieron, más pálidos que el hielo se evidenciaron. Y antes de  reclamo alguno, la mayoría señalo con el dedo índice a uno solo…Al supervisor.

Aquél se encontraba mirando tras la ventana. Movía su cabeza de arriba abajo, de un lado a otro como buscando algo. Cuando sintió en su espalda una palmada,  sin dejar de observar hizo una seña de prórroga.

–¡Es imposible todo esto ¡– decía en voz alta  –. Cuando reconoció al secretario de Santa solo le sonrió.

–¿Porque no contestas  los avisos  del patrón? Hace  media hora que las maquinas andan  en silencio y eso lo despertó–.  ¡Tenemos el tiempo justo para terminarlos!  Dando salivazos le arremetió.

–Movió  la cabeza, encogió  los hombros y de manera  negativa  le dijo: !No hay nieve¡  !Se esfumó¡  Y sin ello, los renos no podrán arrastrar… el trineo.

Sin escuchar las últimas palabras volvió a donde Santa. Cuando estuvo de frente a él, aquel ya estaba vestido y en silencio le indicó que lo siguiera. Llegaron al cuarto donde miden los climas del mundo. En los seis monitores que vigilan los continentes el panorama que se miraba, no era alentador. Todos dibujaban paisajes grises, sin un ave en vuelo y dónde hubo nieve solo parajes  sin nubes.

Rascándose  su larga barba caminó hacia la ventana, se quedó observando el valle a los pies  del taller. Entristecía  la mirada al  imaginar  a los chicos de ahí y de todo el mundo…sin juguetes.

Reunió a los duendes y aludió  ante ellos el problema. Primero se miraron unos a otros y murmuraban  palabras al aire.

— ¿Bueno chiquillos digan propuestas? –  sugirió el jefe.

— Uno que estaba en medio de todos levanto la mano. Y propuso que hablaran con las cigüeñas para repartir los juguetes. Los de su alrededor parecía se pusieron de acuerdo y echaron varias carcajadas. Luego, otro espontaneo agrega: mejor a las gaviotas…jaja ,jaja.

Santa contagiado del entusiasmo propuso. ¿Y si ustedes van en el pico de las gaviotas?  Eh.

–¡Eso es ¡–  Con los pulmones  llenos de alegría el supervisor  exclamó  alzando ambos brazos para que lo vieran.

–¡Las palomas, las palomas! —  Repetía.

Seguidamente llevo a todos en la azotea del taller.

–Miren—Señalando los techos le dijo –. En cada hogar hay un par de ellas. Y en el mundo miles.  Llamémoslas.

–Sí. Dijo Santa entusiasmado. Las cubrimos  con la fórmula mágica de la esperanza para que sean fuertes, y en su pico carguen  los regalos. Pero antes en  su cola, les atamos un letrero que divulguen y  se lea: “La tierra enferma esta, tiene temperatura y hay que salvarla. Para que el trineo se pueda elevar y los juguetes entregar, mucha nieve tiene que  caer”.

Tomó Santa los polvos de la esperanza y en un soplido, estas, como  remolinos  se fueron elevando a distintos puntos del mundo.

Durante seis meses, cada mañana, Santa se asomaba a la ventana para ver si la nieve había cubierto de nuevo el valle. Su alborozo se tornaba gris como el panorama sin  cambio.

Hasta que una fría mañana, un trastazo  en el cristal de su ventana lo alarmó. Era una de tantas palomas que habían partido en el mundo. Traía un gorro blanco encima. Cuando la tomó con las manos, se deshizo ante su mirada. ¡¡Era tan blanca como…Nieve!! .

Sin mudarse el pijama se dirigió al cuarto de los climas. Media docena de duendes bailaban y saltaban de alegría. Los monitores parecían algodones mostrando lo blanco. El clima frio que humedecía  el aire, tanto como las  nubes, hacían ver que todo regreso a la normalidad.

Los cristales que forman los copos de nieve caen alegremente en bosques vivos. Seguramente  todos habrán leído el mensaje a tiempo.

Algunos dicen ver a Santa surcar los cielos en sus renos mágicos y tras de sí, palomas blancas  que en su pico  siguen  llevando esperanza…

 

FIN.

Diciembre/2019.

José  García.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s