EDÉN(POR: JOSÉ SALATIEL TEC)

sala2

 

Paraíso

era tu nombre,

cuando la tierra

recién hecha

se abría

en colores de arco iris

y estallaban

en el aire

las semillas y los frutos.

Paraíso eras tú

cuando las horas

de los días

andaban a tu paso

como anonas luminosas.

Paraíso eras tú,

cuando estabas

en la tarde

que caía

repleta

de golondrinas amarillas.

Paraíso eras tú,

hasta que el negro

remolino

del hastío,

y el fuego frío

de las piedras

trastocadas en palabras,

y las cenizas

lacerantes

de vidas distanciadas,

se fueron enterrando

como uñas primitivas

en la carne

de los días

hasta hacer

un jardín oscuro,

algo así

como un pabellón remoto

ocultándote de mí.

Ahora

reconstruyo

los jirones

que serpean

del edén perdido

en que nos convertimos,

y ahora al paso

de las rosas que germinan,

de las nubes que navegan,

de los cielos

que reparten

sus vidrios azulados

en el edén que empieza

a renacer,

no será por cierto

un paraíso entero…

si no regresas TÚ.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s