LO QUE EL CORAZÓN ME DICTA(POR: RITA ELENA VÁZQUEZ PEÑA)

R-3

LAS AVENTURAS DE FLORIPONDIA, LA GALLINITA VALIENTE

Capítulo V

 

Floripondia tenía miedo a lo que se avecinaba: Dejar el  gallinero luego de varios años, no era cosa fácil;  en ese lugar fue muy feliz al lado de sus padres y grandes amigos. También le tenía un cariño especial al amo Juan, quien había sido tan generoso con ellos. Sin embargo, el  sólo pensar que su familia se tuviera que separar, le dio valor para aceptar el plan que Titán, aquel noble perro y amigo suyo, le había planteado.

Llegó la luna llena y Floripondia, con su esposo e hijos, abandonaron el rancho para emprender un camino largo, guiado por Titán, quien le  había propuesto ir hacia una llanura a unos doscientos kilómetros del rancho. Para llegar  hacia aquel sitio, tendrían que pasar un pantano.

Luego de caminar varias horas y con las provisiones casi agotadas, los viajeros estaban muy cansados y decidieron pernoctar en medio del bosque. Floripondia hizo guardia para vigilar, porque de todos modos no habría podido dormir. El frío le calaba los huesos pero decidió no pensar tanto en ello sino en la nueva vida que les esperaba. Titán le había contado que la llanura a la que se dirigían era habitada por una comunidad de vacas que ofrecía refugio a familias en desamparo. Como reciprocidad por  la comida y estancia,  los “huéspedes” apoyaban cultivando pasto  y hortalizas.

El nuevo día llegó y los viajeros retomaron su camino. Afortunadamente, en el recorrido se alimentaron con una reserva que llevó Titán y eso les dio un poco de fuerza para proseguir. Poco a poco se acercaban al pantano, cosa que no le alegraba mucho a Floripondia porque había escuchado que en dicho lugar había cocodrilos y eso la aterraba. Sin embargo, trató de no mostrar su miedo. Junto con Titán y Rolando,  construyeron una balsa y emprendieron el cruce del pantano, de aguas negras y turbias.

En realidad la distancia hacia la otra orilla  no era mucha pero el peligro sí. Casi a mitad del camino, Titán vio un cocodrilo que se acercaba a la endeble balsa. Alertó a sus amigos quienes remaban con todas las fuerzas de su ser, pero el cocodrilo se acercaba velozmente hacia ellos…

Esta historia continuará…

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s