BAILE FANTÁSTICO(POR: SONIA MAYLLEND)

Perfil Sonia Mayllend

 

─Hola, buenas noches, ¿estás solo?

─No, preparándome para ir a dormir─ respondió Arturo ─ya la familia se subió, pero dime, ¿en qué te puedo servir?

─¿Tienes deseos de bailar?─ Arturo abrió los ojos desorbitadamente ante tal cuestión, ¿o era una invitación?, sacudió la cabeza pues no alcanzaba a comprender lo que acababa de escuchar.

─¿A esta hora?

─Ve a la biblioteca, colócate los audífonos y yo, con el altavoz, escucharé tu respiración mientras te deleitas con el vals The Second Waltz con André Rieu.

Con una copa de vino en la mano y cómodamente apoltronado en el sofá, cerró los ojos para disfrutar el concierto.

El vino tinto comenzó a oscilar al movimiento de su mano, creando un oleaje suave y cadencioso; la pierna cruzada seguía el mismo ritmo, bajo el influjo de la música celestial.

Con la mente relajada, dejó volar su imaginación, en la que sus dedos por la cintura la sostenían. Las telas del vestido, sus muslos rozaban, mientras él su vals bailaba sin apartar la vista de ese rostro de porcelana, de esos ojos enamorados, de sus labios carmín que le sonreían. Y la veía alejarse de sí tan solo unos centímetros, para hacer una vuelta, provocando su regreso con un sutil movimiento de mano y quedar pegado a su cuerpo, para seguir al compás del bendito vals. Sentía latir su corazón sin prisa pero con júbilo, advirtiendo que del escote otro ritmo se acoplaba a la agitación de su propio respirar.

Bebió un trago de vino para mojar sus labios, paladeando la tibieza de un beso imaginario que su boca inundaba con la humedad deseada. Chasqueó su lengua  sintiendo que por la garganta se escurría la saliva, deseando ahogarse con esa audaz caricia…

─¡Bravo!, ¡bravo!─ Voces estridentes y aplausos sonoros, abruptamente lo volvieron a la realidad…

─¿Arturo, sigues ahí?, ¿lo escuchaste completo?

─¡Ah!, si, claro que estuve atento, gracias por llamarme.

─ Solo quería que escucharas la versión en vivo. Hasta pronto, que descanses.

─¡Espera!, ¿cuándo volverás a llamar?

─Otro día.

Como besando la copa, el líquido restante en un sorbo bebió y con el vals aún en su mente… ─¡ah!─ un suspiro profundo exhaló.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s