NOCTURNO N° 11(POR: JOSÉ SALATIEL TEC)

sala2

 

¿Hay amor acaso

cuando tus ojos como espadas ,

traspasan

las paredes de la lluvia

y gotean

como ciruelas grises

en mi vida ?

¿Hay amor acaso,

cuando tus labios

como espinas

se enredan y rasguñan

la epidermis

de los días?

Pero no te culpo.

Tal vez dispuse

el corazón,

en donde no podía entrar

la dirección de tu sonrisa,

en donde no podía arder

tus ojos

como estrellas amarillas.

Tal vez

fui un solo golpe

de mar enamorado,

un solo soplo verde

de savia inexistente,

algo que no tuvo estatura,

palpitación.

fragancia,

algo que pasó

como un torrente diminuto

como una pisada pequeña,

como un trazo de lluvia

deshaciéndose en la piedra.

¿Hay amor acaso?

Porque verás,

no crecen las rosas en el hielo

ni germinan las semillas

en las rocas,

entonces no hay amor

en un cielo sin estrellas,

ni en la arena seca

de un corazón indiferente.

De cualquier modo,

te hablaré con las palabras

que no escuchas,

te veré con las estrellas

que no miras,

y cuando pase la noche

sobre el mundo,

seguiré soñando

los sueños que no sueñas,,

como un extraño,

fugitivo,

seguiré siguiendo

las saetas de tus pasos,

el trigo de tu pelo

moviéndose en el viento,

la línea de tu imagen

que no termina nunca.

Y si acaso

se extinguieran algún día

los sonidos,

las palabras

y los besos,

seguiré amándote

cada tarde,

cada luna,

como siempre

como ahora:

sencillamente en silencio.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s