CUESTIÓN DE HONOR(POR: JOSÉ GARCÍA)

JOSÉ GARCIA

 

Las noches en el desierto son frías y silenciosas. Mi compañero y yo, recién comenzamos el turno y hasta ahora todo lucia tranquilo. Si no fuera por el termo con café y los cigarrillos…

En la oscuridad de un cielo despejado; las luciérnagas y los ojos brillosos de los conejos cubren el entorno. A 5 kilómetros de  la frontera con México nada puede distraernos – eso creía – pero los ronquidos de John, decían lo contrario. Salí del vehículo con tal de estirar las piernas y mirar más claro el panorama, cuando un sonido parecido al llanto de un niño me alertó.

Miré al interior de la camioneta,  permanecía sumergido aquél en su sueño. Me encaminé decisivo al sitio con mi arma en mano. Cada vez más cerca el sonido era claro, provenía de unos arbustos. A continuación  ante mí, una mujer de tez morena, joven, delgada, traía en brazos a una personita de  casi cinco años  sin aliento  que moría de frío.

Cuando llegue a la camioneta mi compañero ya en píe esperaba. En el trayecto a la base los abrigué, a ella le temblaba  el habla. La tormenta anunciada comenzó su travesía sin demora.

Se llama Olga, vino de la sierra de Michoacán. Lo que trae puesto y su hijo enfermo era todo. La contactó un “pollero” en la ciudad. Dibujándole  mejor vida la convenció irse al otro lado— lo creyó — ,vendió  un  par de borregos más algunas pertenencias  y con eso pago su cuota.

Todo iba bien – siguió narrando la mujer — hasta que cruzamos la frontera. Nos amenazó con su revólver, éramos diez, entre ellos niños. Caminamos sin saber cuánto. La frialdad  arreció y busque refugio  — fue ahí donde me halló.

Por indicaciones superiores la traslade a un cuarto de aislamiento. La orden era dejarlos ahí sin alimento.

No estaba de acuerdo. La situación del  hijo no era halagadora. La voz autoritaria de mi jefe, era denigrante, inhumana. Lo percibí  desde que me trasladaron  de base y  al conocernos.

“Sobre todo, cuando supo de mi origen mexicano. No dejaba pasar la oportunidad para disfrazar con bromas el racismo hacia los de mi estirpe”.

Estaba por realizarse el cambio de turno de la mañana. Me dirigí al cuarto de aislamiento para saber de la mujer inmigrante. Por mi rango convencí al custodio de turno y en interior la mujer tenía la mirada  en shock. ¡Su hijo, tenía un semblante cadavérico!

“El médico de guardia dictaminó la muerte del pequeño por sofocación”.

Me senté en cualquier lado—y, me pregunte una y otra vez — ¿Dónde acaba  el derecho de las personas?  Sentí cargar una gran loza por no haber luchado por el pequeño.

Terminaba de abrochar el último botón de mi camisa, cuando la presencia  retadora de mi superior  me señalaba con un dedo su oficina.  Ahí anduvimos por casi tres horas. Jamás me había sentido fuerte hasta ese instante.

Dos guardias me acompañaron a los separos especiales, quedé en arresto por desobedecer órdenes en papel.

Gracias al médico, que atendió al infortunado ser, la decisión que tomó la autoridad no fue injusta. Por consiguiente dejé el cuerpo de guardias fronterizos, mi equipo…Y mi insignia dorada.

Salí con la mirada buscando perdón en el cielo por algún acto del pasado.

Desde entonces no juzgo, no sentencio, sólo trato de entender, que las oportunidades no están asignadas para unos o  para otros. En mi casa de campaña a unos metros de los altos muros, con un pedazo de pan en una mano y  un vaso de agua en la otra…espero al hambriento y al sediento. Al de la esperanzadora mirada.

Olga– después de ser deportada– se unió a mí para honrar la memoria de su hijo.

Para terminar: No  necesite  una insignia, para tener honor…

 

FIN

 

Yucatán, México/2019.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s