EL PACTO(POR: JOSÉ GARCÍA)

EL  PACTO.

Por: José García

 

La neblina iba subiendo cuando salimos de casa del abuelo. Puntual llegó el camión que nos llevaría a la ciudad. Pagamos el pasaje echando las monedas en una urna de cristal trasparente, el chofer con las orejas atentas decía “pasen “. Las chozas de palma fueron quedando al final de las  casas de bloques. A mamá, le ofrecían en renta una casa muy cerca de la plaza principal. Era una colonia con gente de nuestra edad, cerca de un parque con arenal y juegos como la resbaladia, el mundo, los columpios, etc.

Sacando su lengua, el cuaco arrastró la carreta del pueblo a la ciudad con las pocas pertenencias. Un abrazo de los abuelos humedeció mi mejilla, los  días de convivencia nos unieron más.

Ya en la casa nueva; desde la ventana del cuarto se miraba el fondo del patio. Las albarradas alineadas topaban al muro de al lado, las matas de ramón, ídem con los de huaya y  del zapote se abrazaban de  los fuertes vientos de lluvia. Después de barrer la casa y lavar cada quien su traste pedíamos permiso y corríamos pal parque.

¡Guau! El pequeño quedó sorprendido al ver tanto chaval corriendo por todas las esquinas. Ambos prefirieron jugar la arena y yo, me dirigí al otro costado donde un grupo jugaba al “brinca burro”.

Comenzaba a pringar la lluvia cuando llegamos a casa. Una tromba como dice el abuelo caía del caño del techo formando una cascada densa. Mamá buscaba al más pequeño y lo encontró debajo dando brincos de alegría… Nos juntamos también. Entraba la tarde y las gotas de lluvia habían dejado un vivo  arco iris.

El olor a frijol colado y el sonido del anillo  en el batidor de madera, nos decía  que ya era hora de la cena. No teníamos  televisión en ese tiempo y para no aburrirnos mamá, sacaba el juego de  lotería y las piezas de frijolitos para apuntar. Mientras llegaba el sueño; desde la hamaca entre los hilos la veía  rezando ante el reflejo débil del quinqué de petróleo. Su fe, nunca abandonó.

Terminaba de recoger las hojas que sacudió el viento de los árboles con mis hermanos, cuando tocaron a la puerta. Un grupo de seis personitas pedían permiso a mamá para dejarnos jugar con ellos. ¿Sí, que estaban bien armados para jugar?  Traían en sus manos: yoyo, balero, kimbomba y el más alto de ellos una bolsa de red con canicas, cristalinos y muchos barritos.

Entre pausa para calmar la sed y el hambre caminábamos unas cuadras para recoger tamarindos y almendras que se descolgaron de los árboles. El mediano de los amigos, trajo de su casa un pichel de agua de cebada con sus bolitas dentro que cuando  le poníamos  azúcar… un manjar. Llegamos a casa y mamá ya había hecho migas con las vecinas. Habían sacado sus sillas y bebían  coca cola mientras picaban charritos. Me retiraba cuando en voz quedita, comenzaron a hablar de leyendas yucatecas.

Cierta mañana cualquiera, llegó a la colonia un personaje que nos haría buenos chamacos. Se llama Don Albino,  repara bicicletas. Desde temprano se le veía llegar arrastrando los pies hasta las puertas de su taller, qué siempre estaba lleno de bicicletas y otras cosas colgadas. De pelo nevado por tanto pensar – así, decía—y gafas de botella, conjugaba su hablar para expresar sus vivencias. Se le veía unas horas antes de cerrar su taller con un libro y un cuaderno para apuntes.

Jugábamos futbol una tarde. La pelota botó hacía el taller haciendo que tiré un bote con tornillos. La mirada del anciano era de enojo. ¡Ya valió la bola! – Dijo aquel —no la devolverá.

Desentumió sus piernas de un estirón y se acercó a ellos. Para poder recuperar la pelota hicimos un pacto.

Aquí estamos cumpliendo.  Sentados como cada tarde escuchando atentos la magia que tienen los libros y cientos de historias que se esconden en nuestro lindo Yucatán…

 

 

FIN .

JOSE  GARCIA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s