NOCTURNO N° 9(POR: JOSÉ SALATIEL TEC.)

sala2

 

En la noche,

por herida,

razón o coincidencia,

han venido a dar

tus zapatos en la casa.

Están quietos,

dominados,

reposando

en la mesa de trabajo

del ángel de las suelas,

están como adheridos

si estuvieras sentada,

a tus pies puros e invisibles.

Tus zapatos repetidos,

pequeños trozos negros

de noche laminada,

energía duplicada,

oscuros pasos parecidos,

mariposas de cuero,

pequeños cofres negros

que resguardan tus pies pequeñitos.

Tanto tiempo amor

de hacer cálculos y sueños,

predicciones,

de andar robando al tiempo

sus ropas de relámpago

para así tener, como ahora,

una parte de tu esencia

muy cerca de mi corazón en sonido.

y hoy sin tantos trabajos

ni consideraciones,

han venido a dar tus zapatos en mi casa,

mínimas gotas pegadas

al vaho de la tierra,

tus zapatos de noche

¡ Oh rosa preferida !

sombra y anhelo,

vida final

que se desliza y pasa.

Aquí están. Pero no los quiero.

Yo solo quiero ver

la luna completada,

total,

exuberante,

y asi quiero tenerte,

total, exorbitante,

no a medias

ni en sombras,

o acaso fragmentada.

Por eso amor,

que se pierdan en la sombra

tus zapatos

de noche duplicada,

porque yo ansío

recobrarte,

retenerte,

diluirte entre las rosas

de mi vida,

altanera

total,

exuberante,

como una luna plena,

como un abanico nocturno.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s