MI FUENTE DE MI INSPIRACIÓN(POR: JUAN CARLOS QUIÑONES SALAZAR)

 

 

Hoy como ayer y quizá mañana valiéndome de la noche, besé tus ojos dormidos, tus labios discretos y cada arista de tu sombra quieta, de forma inconsciente me sentí un ladronzuelo, ¡Ya que mi único testigo silente fue el plenilunio de octubre…! Multiplicadas de forma mágica y magistral, las resonancias de los grillos brindaba cada vez mayor misterio a la espesura del ambiente nocturnal y tú dormías tranquila. Debido a tu inconsciencia somnolienta fueron vanos los intentos de los insectos por prendar tus oídos con sus notas musicales que significaban una serenata inigualable, ¿Acaso aquellas tonalidades y las luminosidades parpadeantes de los cocuyos eran empíricas…? ¡Quizá nunca lo averigüe…! Sin embargo la tierna caricia de la brisa sobre tu piel canela, enceló de manera inmoral a la niebla que se colaba por los recodos de cada rendija entre abierta. Sin previo ensayo, mi dermis ardió sedienta de ti como un desierto estéril, ¡Cuanta ansia había presa en mi interior desbocado…! Supuse que la existencia cruel entretejía un urdido en el destino para castigarme, ¿Pero finalmente cuál sería mi culpa…? ¿Amarte locamente, desearte como lo hace un náufrago con una mísera gota de líquido o respetarte como a mi Dios…?

Proyecté en mi mente creativa, la supuesta codicia de tu boca que desintegraba con un roce de tus fauces, el rocío helado de la madrugada, ¿Qué tan grande puede ser la fantasía humana o la desfachatez del alma…? Averiguó pues tal vez sin proponértelo, le habías robado la fuente de lozanía a las flores y ni enterada estabas del ilícito; por un momento las ansias locas por recorrer tus protuberancias y valles me hicieron caer en la tentación de tocarte aún más recónditamente, ¡Sin embargo apelando a mi respeto por ti, decencia y cordura me detuve…! El esfuerzo sobre humano me llevó a respirar, suspirar y transpirar, ¡Convirtiéndolo todo en un lastimero gemir agudo…! ¿Será esta acción para orgullo mío o para sentirme avergonzado y denostarme…? De pronto me engulló una melancolía absoluta y algunas lágrimas rodaron por mis pómulos, ¡No me apena llorar porque te amo y siempre cultivaré este sentimiento que a diario crece entre nosotros…! Estoy más que convencido de que es reconfortante tu compañía y cuando estamos lejos me basta con sentir tu recuerdo palpitando en mi pecho. A través de la ventana levanto mis ojos al cielo e inmisericorde la luna se mofa de mi actitud, y su desprecio parece salpicar mi autoestima con rezagos de penumbra ocasional.

Admiro las coloraciones en suspenso del único amanecer que tendrá este día, las tórtolas y cenzontles trinan embriagados de felicidad por la vida renaciente e inconsciente me permito ser arrastrado por una marea de momentos irrepetibles. Un leve movimiento de tu nuca deja fluir una inmensa cascada de cabellos tabaco que descienden libres, sueltos y sin celador. ¡Al igual que a mí, no les importa mucho tu sueño…! Lo compartimos, velamos y disfrutamos. A simple vista tus pulmones parecen ser rítmicos con las pulsaciones cardíacas, pues se ensanchan con cada serena aspiración. ¡Y de pronto suspiras…! ¿Pero qué me ocurre…? Inexplicablemente el deseo de sentir tu piel candente se ha marchado dejando una oquedad sangrante en mi alma, ¿Es qué se agotó de la espera e inicio una solitaria peregrinación hacía lo etéreo…? ¿Acaso busca encontrar replica en algún micro universo de tu entendimiento contenido en un tiempo alterno…? ¡Lo ignoro, pero deseo saber…! De manera irreal me encuentro inmerso en un océano de confusión sin límites, sin razón o dualidad de sentimientos, ¡Sin embargo estoy totalmente seguro y convencido de mi amor por ti…! Repleto de cuestiones enfundadas en negros trajes de misterio, apelo a la ebriedad expectante de los astros titilantes que me observan desde la bóveda celeste, ¡De pronto un tinte carmesí intermitente delimita el horizonte…! Es el alba que parece querer rasgar el velo de la noche y nacer a la vida mediante el astro rey, nuevamente mis ojos se dirigen a Selene y las migajas de su luz me salpican en el rostro, ¡Ha muerto la noche…!

Sonrío satisfecho pues recuerdo que durante años, he recorrido tu piel como si estuviese en idéntica ribera en calma, intentando inútilmente contabilizar las olas que rompen incesantes en la arena espumosa o colectando y reguardando los sueños cual conchas o caracolas para que evitarles daños innecesarios. Seguro de mi amor por ti, aguardo paciente la llegada de tus brazos tibios, susurros indescriptibles y melíferos besos. ¿Cuántas veces tus manos traviesas han semejado ser varias parvadas de colibrís volando entre realidades fantasiosas…? Y todas las recorrí a tu lado disfrutando nuestra unión. Sin aviso previo una cuestión me atormenta el sentido, ¿Por qué te extraño si te tengo a mi lado…? Precisamente ayer, volví a recorrer mentalmente los senderos agrietados, añejos y rancios e intenté ser objetivo, ¡Sin sueños ni tristezas…! Por vez primera decidí dejar a un costado el canasto donde guardamos las caricias prodigadas, los poemas olvidados y las flores marchitas, ¡Fue un intento titánico e inútil…! Siempre me siguieron los pasos que caminé a tu lado. En instantes como este deseo el sabor de la miel que solo emana de tus labios, aun cuando no me escuches te refiero algún verso plasmado en minúscula servilleta, ¡Es parte de tu delirio vital…! ¿Debido a qué he permanecido vigilante de tu modorra…? ¿Será acaso porqué desde el día que te conocí te convertiste en agua viva de mi inspiración…? ¿Por amistad, complicidad o amor…? ¡Más bien es debido a que eres y serás mi musa hasta que la muerte nos separe…!

Código de registro: 1906071099419

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s