CERO POR SABIONDO(POR: SONIA MAYLLEND)

sona 2

 

─¡Daniel— Daniel; el chico rápidamente volteó al escuchar la voz de su madre que le llamaba y su primer impulso fue correr, pero recapacitó inmediatamente, ¿de qué serviría, total, ya lo había visto?, lo único que le quedaba era saludarla pelando los dientes con una forzada sonrisa y conforme se acercaba a su casa iba pensando en lo que le diría.

 

─¿Puedo pasar?— preguntó

─claro que sí,

─es que, como acabas de trapear

─tú entra, al cabo si ensucias, pues lo limpias y ya.  A ver, explícame ¿qué haces a estas    horas en la calle?, ¿por qué no estás en la escuela?

─Mamá, ¿no quieres que vaya por las tortillas? aprovechando que es temprano y no hay mucha gente, para…

─no me cambies la conversación, explícate ¡ya!.

─mejor te platico a la hora de la comida…

─a la hora de la comida se come, no se platica; deja de darle vueltas al asunto y dime ¿qué pasa?

─ay mamá, no me lo vas a creer…

─comienza ya y luego veremos si te creo o no, así que desembucha antes de que pierda la paciencia.

─pues es lo que no quiero amá, por eso déjame ver cómo te lo explico, porque ¡ni yo me la creo! ¿cómo ves?; Margarita entrecerró los ojos poniéndose una mano en la cintura mientras con la otra hacía remolinete el secador de trastes, lo que significaba que le daría un trapazo en el brazo a modo de correctivo, así decía ella.

─No amá, no te enojes, yo te voy a decir porqué me expulsó la maestra de Español, yo solo… —Daniel iba bajando la voz al ver la expresión de su mamá, quien abrió chicos ojotes al escuchar la palabra “expulsión”,

─A ver, a ver, esto es más serio de lo que pensé, así que me alcanzas en la sala y llevas un vaso de agua para que me hables del asunto.

 

Daniel es un adolescente promedio, también un poco dicharachero, muy amiguero y algo relajado para su edad, pero eso si, carismático como pocos.  Cumplía con sus tareas, y aunque no era de calificaciones máximas, su promedio rondaba por los ochos y nueves, pero tratándose de actividades artísticas y deportivas, ahí sí que se lucía, diez cada mes. Tocaba en la banda de la escuela y sus instrumentos favoritos eran los de percusión. Deportivamente también se destacaba en el baloncesto, a eso se debía ser uno de los más altos de entre sus compañeros.  A los 14 años ya había alcanzado la estatura de su finado padre, 1.78m.

 

Mientras Margarita esperaba en la sala, con la mirada seguía los movimientos de su hijo tratando de adivinar el motivo de su expulsión. Ella también era Maestra, muy eficiente por cierto, en la escuela primaria de la colonia. Con sus alumnos solía ser muy paciente ganándose su respeto y afecto.  Como madre era cariñosa, pero en cuanto a la disciplina y educación que le inculcaba a su hijo y alumnos, era muy firme.  Para ella, los valores morales eran el punto fundamental, dentro y fuera de la casa, en la escuela y en cualquier otro ámbito.  Cuando se tocaba el tema del respeto a sus mayores y a las autoridades, era enfática, y una de sus premisas enmarcadas en la sala de su casa, rezaba así;

«Un Maestro

es el Hacedor de Los Grandes Hombres,

por lo mismo,

es una Autoridad Mayor».

 

Por tal razón era inquietante la idea de que la transición niñez-adolescencia tuviera efectos de rebeldía en Daniel, típico a esa edad, ¡pero no permisible!. Y si ése fuera el caso, habría que enderezarlo con mucha inteligencia, pero sobre todo, con mucho amor.

 

─Aquí está tu agua de horchata, fresquecita amá, como a ti te gusta.

─A ver hijo, ponte serio y dime, paso por paso, ¿qué sucedió?, no me vayas a decir que le faltaste al respeto a la maestra porque eso no te lo paso.

─No amá, ¿cómo crees? el problema fue con su sobrina.

─¿Cómo que con su sobrina?, ¿qué le hiciste? o ¿qué le dijiste? o ¿qué pasó?, anda, dime ya, directamente y abreviando antes que de verdad me enoje─ “la Maestra Margarita emergió” y ya se estaba sulfurando.

─Mira má, la maestra tuvo que salir a una junta y dejó a su sobrina encargada. La chica se cree mucho porque es de 3ro., comenzó a gritarnos;

─¡cállense la boca! y al que no obedezca lo saco para afuera, entonces me dio risa y a mis amigos también. No sé quién le aventó una bola de papel cuando ella se iba a sentar y más enojada volteó a vernos y de tres pasos llegó a nosotros y le jaló la oreja a Emilio diciendo;

─haiga sido quien haiga sido, a ustedes cuatro me los llevo a la dirección─, cuando quiso jalarme, pues que me paro, y como ella está chaparrita, se enojó más, y dijo;

─se bajan para abajo directo con la Directora, y tú; señalándome preguntó,

─¿por qué te burlas de mí?, y le contesté

─no me burlo, solo que yo prefiero callarme los ojos, salirme pa’dentro y bajarme pa’rriba, aunque yo no ahiga sido el de la bola de papel; en el momento en que  comenzaron a reírse los demás llegó la maestra y Olivia llorando nos acusó.

─y, mamá, aquí viene lo mejor─, Margarita no había dicho una palabra imaginando la escena,

─¡ah!, ¿todavía hay más?;

─pues sí, cuando la maestra le dijo a Olivia que indicara qué jovencitos la habían ofendido, ella comenzó;

─el último de la fila, que se llama Emilio; el penúltimo, es Pablo; el antepenúltimo, es Luis y el.. el… el que está antes de Luis, es Daniel, él fue quien me dijo todo para que todos se rieran de mí; Cuando la maestra me miró  pensé que, para que se diera cuenta que había puesto atención a su clase, verdad? le dije;

─soy el trans-antepenúltimo maestra,

─ah, ya veo, entonces es usted muy inteligente ¿verdad muchachito?;

─no maestra, sólo comenté que no por estar en 3ro. ella sabía más que yo, porque, como dice el refrán “la educación no se aprende, se mama”…;

─sépase que en mi materia tiene ¡cero por sabiondo!;

─y me expulsaron.

 

Margarita le dio un sorbo grande a su vaso de agua, como para aclararse la voz y evitando que saliera de su boca una palabreja, solo atinó a decir;

─mañana voy a hablar con la Directora.  Toma el dinero de la mesa y vete por las tortillas.

 

~ FIN ~

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s