LO QUE EL CORAZÓN ME DICTA(POR: RITA ELENA VÁZQUEZ PEÑA)

R-3

A mí amada madre

 

De pronto,  mi mundo, que estaba en la cúspide de la armonía y tranquilidad, cayó al abismo del dolor, del terror al perder un ser amado. Luego de intensos días de incertidumbre y expectación,  pasó lo inevitable: El eje de mi vida se rompió y me vi frágil como una gota de rocío pendiendo de una hoja.

Mi pregunta constante es: ¿me verá desde el cielo? ¿Sentirá  cómo mi corazón desborda de amor por ella?   ¡Sé que algún día nos reuniremos y recuperaremos el tiempo perdido!

Mamá: Vives en mí cuando pienso  en mis hijos, cuando me mortifico al verlos enfermos; no sabes cómo quisiera ser igual que tú, quien siempre tenías la palabra acertada y un abrazo  para levantarme cuando tropezaba por mis errores. ¡Añoro que estés conmigo para decirte a cada segundo que te amo y  poder llenarte  el rostro de besos!

Tu ejemplo es una tierna huella de amor  que está grabada en mi alma. Moriste para el mundo pero  vives en  mi corazón,   arropada con el fuego de mi  recuerdo,  melancolía y  mi gran amor.

No hay día, hora, minuto, segundo en que deje de amarte. Es verdad  lo que reza el triste refrán: Nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s