MEMORIAS DEL MASIOSARE(POR: LUIS CHAY CHUIL)

 

ESCENAS QUE CAUTIVAN

 

 

“Las imágenes dicen más que mil palabras” reza un refrán popular, pero cuando son escenas cotidianas las que se tienen enfrente las reacciones y pensamientos surgen a raudales y se vuelven un impacto difícil de describir y entender, pero repensadas son comprensibles.

Uno de estos días, un domingo para ser exactos, el Flaco contempló tres escenas con algo en común: trabajando por ganarse el pan para subsistir. Por la mañana una familia con un puesto improvisado para vender antojitos yucatecos, con su triciclo a poca distancia.

Estuvo un buen rato viendo la escena, no por morbo, sino porque esperaba su democrático camión, de esos llamados Situr que, después de miles de promesas de eficiencia y puntualidad nada de eso tienen.

El caso es que estuvo asoleándome poco más de media hora, tiempo durante el cual a los mencionados se les gastó la venta para después ir y venir varias veces como para subir a su triciclo los utensilios y las piezas de su improvisado puesto conforme lo desbarataban.

El pequeñín estaba presto para ayudar y con cada pieza que se le daba a cargar improvisaba un juego; por ejemplo, cuando cargó la base de la sombrilla se puso a emitir sonidos como si estuviera disparando de lado a lado, algo así como para repeler la agresión de sus enemigos.

Aquí no voy a juzgar si es bueno, malo, lo que le enseñan en casa o el resultado de programas de televisión; me limito a describir la escena familiar, una de tantas que en las que las personas encuentran formas para ganarse la vida; una historia cotidiana como muchas.

Todo esto ocurrió mientras la ingenuidad del Flaco esperaba la supuesta mejora de que el transporte público mejora, una más de tantas promesas políticas incumplida y de que esos camiones pasan cada quince minutos.

Lo que no sabe el deportista es que si los choferes calculan el tiempo según el movimiento del sol y no le atinan como los buenos hombres de campo que sí saben atinarle a la hora con sólo mirar al astro rey; en cambio el tilico se organiza según su reloj de pulsera último modelo.

El caso es que el huesudo vio alejarse del lugar a esa familia del lugar y, él tomando buen baño de sol sin necesidad de ir a la playa, hasta que decidió caminar, para castigar a los transportistas por hacerlo esperar (¡uuhh, que friega les puso a su economía…!) a la vez que contribuía a cultivar su atlético cuerpo.

Cuando estaba a medio camino se encontró con un ciclista que transportaba en su birula a su hija acomodada, en una sillita de madera empotrada en el cuadro, pero la beba cabeceando porque Morfeo la dominaba y la hacía irse de lado, de modo que el papá se las ingeniaba para pedalear y procurar que su niña no se diera un ranazo.

Ya al final de su caminata, antes de entrar a su mansión, algo así como su pequeña “casa blanca”, otro cuadro viviente que se encontró fue un trío, no de los que interpretan boleros, sino que el papá pedaleando, el hijo en el cuadro sentado y mamá en los diablitos traseros cargando tremendo mochilón con el logo de una plataforma de servicio de entrega a domicilio.

Los inquisidores de la seguridad y el reglamento de tránsito no faltarán para condenar la irresponsabilidad en estas dos últimas escenas; sin embargo, el flaco no es que sea un laxo o se pase por el arco del triunfo las normas de seguridad y tránsito.

Fue el primer pensamiento que le embargó al huesudo, pero respiró un poco y de su esbelto pechugón surgió oxígeno que le refrescó la mente y, no justificó sino que le auxilió su sentimental y sólo deseó que no tuvieran percances qué lamentar.

La única finalidad del involucrado en el segundo caso lo más seguro era llevarla a casa de alguna abuela para que cuidaran a la pequeña y él fuera a su chamba. En el tercer hecho era una manera de pasar un domingo en familia y por qué no, al final de la jornada fueran a darse un “banquetazo” con el fruto de su trabajo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s