DEL HUACHICOL AL UAY CHICOL(POR: RAÚL R. DZUL PAREDES)

foto raul

De una cosa presumen hasta el cansancio la ahora oposición, PRI-PAN: De su infinita capacidad. Cualquiera que sea tema abordado por el gobierno actual, argumentan como cliché: El objetivo es correcto pero incorrecta y hasta estúpida su estrategia.

De manera admirable pretenden que los ciudadanos pasemos por alto una cosa: Hace muy poquito eran gobierno y el mismito problema lo tenían en sus manos y poco y nada hicieron para resolverlo.

¿Qué pretenden demostrar? ¿Qué era difícil y hasta imposible resolverlos? Porque la verdad lo que pensamos es que no solo no querían resolverlo sino incluso se servían de los mismos para enriquecerse y enriquecer a sus grupos de interés, sin importarles que la sociedad en general les demandarán resolverlos. Demanda al que pusieron oídos sordos, de ahí el hartazgo y rechazo electoral cosechado.

El tema del llamado “huachicol”, para muchos especialistas el segundo negocio criminal más redituable, solo abajo del narcotráfico, ha puesto al descubierto tal corrupción que esperamos dimensionar sus alcances, siempre y cuando en corto tiempo el gobierno de AMLO finque responsabilidades a funcionarios del más alto nivel y no a meros chivos expiatorios.

La respuesta de los implicados ha sido tan dura que han puesto en entredicho la capacidad del nuevo gobierno, estallando problemas de abastecimiento en varios estados.

La apuesta del Presidente es alta. Si tiene éxito en esta empresa gana él y gana la sociedad en general. También por esto es cuestionable la posición de sobre enfatizar supuestos o reales errores estratégicos de la medida.

Incluso hemos leído a analistas partir del supuesto que en realidad el problema del huachicol es algo así como un mito urbano o la pretensión de una cortina de humo que impida apreciar la ineptitud del nuevo gobierno. Sin embargo, lo admirable es que los propios informes de Pemex señalan una cifra relevante por el robo de combustible. . El huachicol es un monstruo con muchos tentáculos, a diferencia del uay chicol, que es un fantasmita enano.

Lo que si debemos de admitirles es su consistencia analítica de desconocer el factor de la corrupción como problema principal del Estado mexicano. Lo que se ha visto diario, y por tanto tiempo, ni precisaba ni precisa demostración. El huachicol es un monstruo con muchos tentáculos a diferencia del uay chicol

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s