ISABEL Y LA INQUISICIÓN(POR: MARÍA TERESA MORENO)

tarjeta de ma teresa moreno

 

Durante el siglo XVI en la calle de Mesones de Talavera de la Reina, vivía una mujer llamada Isabel; estaba casada con Esteban, un aventurero, intrépido y temerario marinero que ya había recorrido los siete mares, amaba profunda y tiernamente a su esposa, el amor era recíproco; pero a pesar de todo no eran felices, sufrían mucho porque Isabel no podía quedar embarazada.

En una ocasión Esteban zarpó al Puerto de Cádiz en España; su esposa se quedaba sola durante muchos meses, sin tener noticias de su marido.

En aquella época cualquier comportamiento podía ser visto como sospechoso, cosas tan inofensivas, como bañarse diario era visto como un acto herético, pues solo los judíos acostumbraban hacerlo.

Isabel era una ferviente católica, pero adoraba bañarse. Todos los días se la pasaba metida en la tina relajándose para sentir un poco de consuelo por la ausencia de su marido y el hecho de no poder tener hijos.

Cierto verano hizo más calor que el acostumbrado y la mujer abrió las ventanas de par en par; claro, no falta la típica vecina metiche, que se dio cuenta que Isabel acostumbraba bañarse diario y la denunció a la Inquisición.

Los verdugos ataron sus muñecas a un anillo de hierro empotrado en la pared y los tobillos a otro anillo que estaba en el piso; acto seguido jalaron fuertemente la soga, hasta dislocarle los huesos.

Por fortuna Isabel fue declarada inocente, porque uno de los inquisidores la había visto en la iglesia pidiéndole a Dios le diera un hijo.

Esteban regresó dos años después, trayendo muchos obsequios de lejanas tierras para su esposa. Él nunca se enteró del sufrimiento por el que pasó su mujer.

Isabel pudo disfrutar muy poco de la compañía de su marido, pues al año volvió a abandonarla; como ya estaba acostumbrado a andar de aventurero no le gustaba estar todo el día metido en su casa.

La mujer pensó que los inquisidores ya no la molestarían más porque la habían absuelto, por lo que decidió bañarse diario y abrir las ventanas; la misma vecina fue a denunciarla otra vez a los tribunales del Santo Oficio, no le hicieron caso, pues ya habían comprobado que la chica era una ferviente católica, pero las insistencias de la vecina fueron tales, que fueron a inspeccionar el lugar. Grande fue su asombro cuando vieron a Isabel en la tina y al mismo tiempo fumando un puro.

La pobre chica solo por hacer estas inocentes actividades fue brutalmente torturada. Los inquisidores le pusieron un cinturón, cuyo interior estaba cubierto de pichos de hierro. Al ceñirlo en la cintura, los pinchos laceraban y desagarraban la carne con cada pequeño movimiento que hiciera. Así la dejaron por muchas horas, hasta que la obligaron a confesarse hereje y la condenaron a morir quemada viva.

Cuando Esteban regresó pudo ver la tina aún llena en la que habían crecido algunos nenúfares. Los vecinos le contaron lo sucedido y loco de dolor, corrió hacia el río gritando el nombre de Isabel, acto seguido se arrojó al agua y murió ahogado. Tiempo después en las orillas del río crecieron unos nenúfares.

Cuenta la leyenda que durante las noches se pueden escuchar los desgarradores gritos de Isabel gritando de dolor y a Esteban llamando a su esposa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s