LA POZA ENCANTADA(POR: MARÍA TERESA MORENO)

tarjeta de ma teresa moreno

 

En el Ejido Guadalupe Victoria, perteneciente a la agencia de San Felipe del Agua, baja un río del cerro que le da ese nombre; en la parte alta, se encuentra una poza de agua a la cual los hacendados acudían con sus caballos a bañarse, las mujeres a lavar ropa y los niños que les encantaba ir ese lugar tan agradable para divertirse a la sombra de los árboles.

Se cuenta que hace mucho tiempo subió a bañarse Petrona, una joven muy bonita y vecina de ese ejido. Sería el mediodía que se encontraba tranquilamente en el río, cuando apareció una jicarita roja muy llamativa, al observarla le agradó mucho y la tomó para bañarse, pero la joven al hacer esto, sintió que la invadía una sensación extraña, quedando sin razón y totalmente paralizada por lo que se ahogó.

Al ver sus padres que no regresaba, fueron a buscarla sin éxito, preguntaron por todo el pueblo y la única razón que les dieron de Petrona era que la habían visto ir hacia al río

Desesperados la reportaron para que emprendieran su búsqueda, escudriñaron por todo el lugar y peinaron toda la ribera del río, pero no había ni rastro de ella, lo único que hallaron fue la extraña jícara roja.

Pasado algún tiempo, los hacendados al ir a refrescar a sus caballos como siempre lo hacían llegado el mediodía, vieron una muchacha muy bonita bañándose en la poza, ellos por respeto, le dijeron que esperarían a que terminara para que bañaran a sus caballos.

Observándolos pícaramente les invitó a meterse a la poza junto con ella. No pudieron resistir la seductora invitación pero al estar dentro del agua, cuentan los que sobrevivieron, que vieron algo escalofriante, la joven tenía una enorme y horrenda cola de pescado.

Al querer escapar sentían que no podían salir del agua, quedando sus cuerpos inmovilizados, habían sido encantados y se hundieron hasta ahogarse.

Por extraña razón que aún no se sabe, los caballos también murieron, se dice que los encontraron como si se hubieran quedado sin respirar.

Desde ese momento se cuenta, que si va a la poza como a las doce del día, parece una mujer muy hermosa hasta la cintura, pero con cola de pescado bañándose con su jícara roja; los hombres al verla son atraídos por ésta, siendo estancados y ahogados sin que puedan hacer nada.

También hay otras personas que aseguran que se aparece en forma de culebra a las ocho de la mañana, al medio día y a las ocho de la noche.

A partir de entonces mucha gente dejó de visitar el lugar, al ver que mucha gente moría ahogada.

¿Leyenda ó verdad?, no se sabe, hay muchos testimonios y ninguna certeza, pero podrías ir a darte la vuelta, con mucho cuidado, a lo mejor ya no regresas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s