MAÑANITAS A LA GUADALUPANA (POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA)

 

Me detuve para observar que hacía ésta viejecita que venía sola caminando sobre la avenida, donde los coches van a tan alta velocidad y no respetan a los peatones, no podría cruzar, así que me acerqué a ella, y le dije:

—Buen día, le presto mi brazo para que se apoye, y le ayudo a cruzar.

—Gracias niña, me dijo sonriente.

—¿Hasta dónde va?  Le pregunté.

—Voy al mercado.

Los cruces de las avenidas 27 con 24 son conflictivos, ahí se encuentra el Mercado de la Miguel Alemán. Por lo general hay mucho movimiento por las mañanas, carga y descarga de mercancías para el mercado, gente de otras colonias vienen a desayunar, amas de casa comprando, en fin, se apoyó en mi brazo izquierdo y la llevé hasta la puerta principal sobre la avenida 24.

Seguí mi camino hacia mi oficina, pero al repasar los hechos en mi mente, me percaté que no traía zapatos, así que regresé a donde la dejé.

Entré al mercado por la misma puerta, recorrí los pasillos, me dirigí a la puerta de la avenida 27, pero no estaba, así que regresé a la puerta de la  avenida 24, había varios vendedores ofreciendo flores para los altares puesto que hoy es 12 de diciembre y en todo México se conmemora el día de la Virgen Morena del Tepeyac, la Virgen de Guadalupe. Nuestro México es Guadalupano, volví a los pasillos para dirigirme a la puerta que da al estacionamiento, pero tampoco la vi.

Ahí estaba entrando un gremio para cantarle las mañanitas a la Guadalupana, los locatarios del mercado la veneran y tienen en el pasillo del lado derecho una gran imagen, aquello estaba imposible, alcé la vista hasta donde me permite mi estatura, pero no la encontré.

Regresé al camino de mi oficina, me distraje con los cantos, ya entrando a mi oficina se escuchaban los voladores y mariachis, es una gran fiesta.

Atendí a un par de clientes, algunas llamadas, firmas de documentos, un día como cualquier otro, unos 15  minutos antes de las 12 del mediodía, me llamó mi mamá a mi celular:

—Priscila,  podrás traerme unos plátanos y algunas naranjas dulces cuando salgas de tu oficina?

:—Si, pasaré al mercado y con gusto te llevo este encargo.

 Caminé hasta la puerta, me asomé a ver el movimiento y vi cómo salían los gremios del mercado, al parecer ya se había acabado todo aquel festejo.

Pero a lo lejos, vi a la viejecita, y efectivamente no traía zapatos.

Corrí hasta mi coche, yo siempre llevo unas sandalias bajas y cómodas para cuando me cambio los tacones, ella es más alta que yo, pero le podrían venir ya que calzo del 4 ½ .

Me encaminé al mercado, pero la perdí de vista nuevamente,  ahí estaba yo con las sandalias agarradas, sin bolsa, caminando entre los pasillos.

 Compré la fruta, y me regresé a buscarla, pero al pasar por el pasillo del lado derecho, donde está la imagen de la Virgen Morena del Tepeyac, que se encontraba llena de flores; rosas rojas y blancas, foquitos de colores que se encienden y se apagan,  posé mi vista hacia la imagen quien al mismo tiempo me dijo:

—Gracias niña por cruzarme, tenía mucho rato parada en la avenida, pero nadie me ofreció su brazo para cruzar la calle, hasta que llegaste tú. Hoy la gente vive muy rápido, todos tienen  prisa, y tú hasta me trajiste unas sandalias. No me dio tiempo de despedirme porque ésta gente ya me esperaba, Te agradezco tus atenciones.

Y cuando alcé la vista ella me miraba sonriendo.

Por un momento me quedé mirando la imagen, pasé la mirada sobre mi brazo izquierdo y tenía una ligera escarcha, como la de su manto.

Sonreí y seguí mi camino; en una mano las frutas y en la otra las sandalias.

En mi corazón una gran satisfacción de haber cruzado a la Guadalupana.

12 DE DICIEMBRE DE 2018.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s