MI NUEVO BUZÓN(POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA)

foto-analeti

 

Terminaba la última junta de trabajo con los vendedores, ya cerrábamos el mes de noviembre, habíamos sobrepasado las metas impuestas por la dirección, todo mi  equipo de trabajo tenía permiso de salir al medio día, celebraríamos hoy en la noche nuestro triunfo.

Me retiraba a mi oficina para terminar algunos pendientes, como toda mujer el deseo de estrenar es permanente, un nuevo vestido, el corte de pelo, y …de pronto me interrumpe mi asistente:

—Licenciada le han traído una caja—Y me muestra el tamaño con sus manos.

Ah ¡exclamé¡ Emocionada me dirigí a la puerta.

Pude precisar que los compañeros además de amigos todos son comunicativos y curiosos, era lógico que no se querían perder el  “que hay dentro de la caja “

La camioneta de reparto esperaba mi firma a lo que mi asistente entrega la papeleta, carga la caja y todos a ver que hay en ella, pero la curiosidad de también quien la envía.

Al llevarla hasta mi oficina y voltear para abrirla, ya estaban los compañeros prestos a ver, tomé el cutter y me aproximé a la caja.

Luis me dice: Licenciada, permítame abrir, para no lastimarse usted.

Antonio comenta: yo puedo quitarle el fleje

Me acerco a ellos y les digo:

Gracias compañeros, todavía puedo abrir una caja y quitar el fleje yo misma, les agradezco, pueden seguir en sus labores.

Abrí la caja agarrando el cutter con la mano derecha, para poder poner la fuerza, y con la izquierda voy quitando el cartón, la emoción era tal que ni sentía que ya me había cortado y la sangre goteaba pasando por el cartón y caía pintando mi zapato, pero al fin terminé, alzo la mano izquierda cortada para que me deje de salir el tan preciado líquido rojo y al observar los compañeros se empiezan a acercar, y a la vista lo que venía en la caja: MI NUEVO BUZÓN.

Al verlo debo de admitir que me senté sin alarmarme.

¿Por qué un buzón de regalo?

Era una linda caja metálica de color verde, bonito, funcional y nuevo, con una diminuta llave, pero ¿por qué un buzón?

Me quedé observando durante unos minutos, a la llavecita le pasé un listón y la metí a mi cajón.

Volví a observar el buzón, y se me ocurrió abrirlo:

¡había una carta¡ una carta de amor.

Mi querida Licenciada Lisset:

Te amo. Eres el amor de mi vida, empecé a amarte cuando te conocí, el regalarte un buzón nuevo es para que cada día te deje una cartita de amor que me acerque más a ti.

De esta forma te podré contar todo lo que siento, lo que mi mente me dicta escribirte , porque te quiero mucho mi querida licenciada, cada día te veo salir muy temprano a caminar con tu perro, veo que te vayas a tu trabajo, no será un acoso el escribirte, porque sólo te contaré lo que siente mi corazón.

Y eso nos unirá más cada día. te doy las gracias por los años que me has dedicado, y te admiro, has sida la única persona que me visita desde mi accidente, por eso, y por muchas cosas más  es mi admiración.

Josué.

 

Al terminar de leerla, la guardé en mi cajón. Miré el buzón por unos minutos y le ordené a mi asistente lo ponga a la entrada, en la puerta principal para recibir ahí cualquier tipo de correspondencia.

Este buzón no estaría en mi casa, Josué tiene una semana de muerto.

 

 

7 DE DICIEMBRE DE 2018

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s