SALUDO AL NUEVO “PREJIDENTE”(POR: LUIS CHAY CHUIL)

 

 

Escribo estas líneas seguidamente después de escuchar el mensaje del nuevo Presidente de México y, por consiguiente, deseo destacar el meollo, la columna vertebral de lo que pretende López Obrador durante su mandato que inicia: Un pueblo mexicano trabajador, las riquezas naturales y un nuevo mandato que pronto empezará a notarse.

Analizar el discurso presidencial no es la intención, porque no es lo que pretendo, ya que transcribo lo que al momento dicta la mente conforme transcurren los momentos que describo. Los abriles que ya se notan en algunos de mis cabellos cenizos me han vuelto un eterno escéptico cuando cada seis años asume el cargo un Mandatario, independiente del color que provenga.

Comparto lo anterior después de años juveniles en mi población natal cuando desde cuando ilusionado fui a presumir mi primera credencial de elector y me recibieron con un “ya no tiene caso porque las boletas ya las marcamos todas a favor del… ¡ta, ta, ta, tan… fulanito, sotanito, menganito… del tricolor, pero deja que anotemos el número de tu credencial…!

Mi inocencia e ignorancia a esa edad no me impulsaron a emitir palabra, no comprender mi frustración y rencor contra los que en todo este tiempo van en pos de ser “representantes del pueblo”; lo pongo entre colillas porque lo que menos piensan esos tipejos, y es que es el menor calificativo que se me ocurre en este momento para quienes buscan sólo enriquecerse del puesto que obtienen en base a engaños, promesas falsas y migajas que obtienen del erario mientras que a ellos les toca la mayor tajada del pastel.

Desahogado parte de mi rencor acumulado en tantos años ante tanta falsa política procedo a desgranar algunos (algunos, insisto) detalles con baño de pueblo que buscó el nuevo Presidente durante su recorrido para y posterior toma de posesión. Un Presidente es, surge y tiene que ser parte del pueblo.

Muchos, independientes u orillados por el sistema o la empresa a la que prestan servicio, verán con otra lupa lo que durante la ceremonia y posterior recorrido ocurrió. En su discurso no tuvo necesidad de pronunciar nombres de los pocos que se han llevado lo que muchos con su sudor, esfuerzo cotidiano y empeñar hasta el alma tienen que conseguir para contribuir para alimentar a los buitres que se ocultan tras un plumaje de ladrones.

Su recorrido posterior por las calles es un nuevo estilo de gobernar y lo destaco porque si alguien emitió su voto a favor de alguien que considera lo apoyará tiene todo el derecho de saludarlo cuando desee, muestra de ello fueron algunos ciclistas que lo saludaron durante el trayecto; cierto que tiene sus riesgos, pero aquel que tiene ese atrevimiento asume las responsabilidad de su intrepidez.

Siempre me ha parecido elitista que quien se supone que representa al pueblo y defenderá los derechos del mismo tenga que parecer intocable, casi con una deidad, sin posibilidad de ser tocado, sólo a distancia; no veo Razón, si el “poder” que se le otorga no lo hace inalcanzable.

Lo anterior va también para algunos ministros católicos que me ha tocado testificar que se les hace valla para no ser siquiera saludados de mano, ¡pésimo!, pues hasta Jesús, su modelo, se dejaba tocar aunque sea la punta de su manto para recibir curación a sus males.

¡Pero qué creen!, aquí le corto a mi rollo de ahora, pues si descargo todo un rosario para enunciar tanto daño que se ha hecho a la nación y a LOS POBRES, no tendría emoción y quién quita y me mandan por un tubo y pensarán que soy un ardido y frustrado, así que como las novelas, ¡nos miramos en la próxima entrega!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s