EL MARIDO IDEAL(POR: YOXI)

 

 

FOTO OFICIAL 2 DE YOXI

Ray estaba solo en la casa, las paredes descarapeladas y sin pintar, las cortinas cerradas, los muebles envejecidos y el piso de madera con olor a rancio aumentaban su molestia, tenía hambre…

La mujer 20 años más joven llegaba del trabajo, giró la llave y la vieja puerta chirrió al abrirse. Lo encontró ahí donde siempre; sentado y dispuesto a discutir por quítame estas pajas. Le obsequió un hola fingido y una falsa sonrisa que él contesto con un mugido frente al televisor sin voltear a verla.

Ya estaba harta de él, de verlo ahí sentado, encerrado sin hacer nada, temeroso de algún monstruo imaginario que le llevó a la parálisis total, pero ella tenía planes  para el viejo tacaño.

  • ¡En un momento estará lista la cena Ray!
  • Otro mugido…

El veneno que le puso en el plato debía ser suficiente para matar un caballo, no podía fallar

  • La sopa sabe medio chistosa Carla…
  • Pues es lo único que hay y te la comes, hasta mañana voy al súper
  • Otro mugido

Se fue quedando poco a poco dormido, cuando lo vio roncar hizo una llamada.

  • Amor este arroz ya se coció
  • Voy volando…

Cargaron con el viejo en un costal y ya lejos de la ciudad, rumbo a Acapulco, lo tiraron desde un puente; lo que quedaba de Ray se despedazó en la pendiente de rocas para finalmente caer al agua, subió un poco y se fue navegando despacito por el río. Fue propiamente despedido con un suspiro de alivio de ambos y de ahí directos al puerto.

A la noche en un Motel de carretera platicaban.

  • No sabes el trabajo que me costó falsificar la firma del viejo
  • Eres mi bella genio Carla
  • Hice también las transferencias
  • Eres un amor de eficiencias

Alguien toca a la puerta,

  • ¡Ay quien será Arturo!
  • ¿Quieeén?

La puerta se abre de una patada y entran varios hombres como paramilitares de negro, armados y encapuchados; la toman a ella, la amarran y la amordazan mientras el permanece impávido sentado frente al televisor. Ella con los ojos desorbitados lo ve a la cara, pero Arturo tranquilamente se voltea.

Entre gritos apagados la meten a un costal y salen corriendo. El último en salir se voltea y lo mira, le hace una seña con la mano con el pulgar arriba que él responde igual. La puerta se cierra de un portazo.

  • Que monserga con esta tipa, ya me había cansado.

 

Noviembre de 2018

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s