LA LEYENDA DEL QUETZAL(POR: MARÍA TERESA MORENO)

 

En esta historia encontramos la vida de Kuk, el hijo de los dioses convertido en quetzal, el pájaro de hermoso plumaje de las selvas mayas.

Reinaba la época del silencio, cuando todavía no existían pobladores en el mundo, cuando los dioses y los hijos de los dioses se reunieron para crear el universo.

Después de discutir acerca de cómo harían esto, empezaron por retirar las aguas y hacer que apareciera la superficie de la tierra. Luego formaron los valles, las costas y los montes. Crearon leones, tigres, pájaros multicolores y viboras de diferentes tipos para que habitaran allí.

Los dioses se encontraban muy contentos ante su obra, pero el pequeño Kuk, el de rostro de neblina y cabellera negra, manifestó su deseo de bajar a convivir con las criaturas; así, suplicó a Cbagil, Corazón del Cielo:

– ¿Por qué no puedo bajar a jugar con las bestias y pajáros que nosotros mismos hemos hecho?

Cabagil, muy asombrado, de inmediato se dirigió al consejo principal de los dioses, integrado por Gukumatz o Poderoso del Cielo, Tzakol o Constructor, Bitol o Formador, Tepeu o Dominador, Alom o Procreador y Cajolom o Engendrador. Los dioses inmediatamente rechazaron la súplica del pequeño Kuk.

Sin embargo, Ipiyacoc e Ixcumané, abuelos de Chirakán o Sol accedieron a la petición, ante la cual los dioses no tuvieron más que decir.

Kuk bajó así a la tierra, cubierto de piedras preciosas sin ropa. Entre las criaturas que habitaban la Tierra, era sin duda de las más bellas. La suavidad de su piel contrastaba con el espesor de los matorrales. Al verlo pasar las aves, las fieras y hasta los propios lagos, quedaban asombrados de tan hermoso ser. Por las noches el joven se bañaba entre las corrientes de agua cristalina. Las fieras, enamoradas de él, llevaban piedras preciosas que Kuk colocaba en su piel. El chisporrotear de las esmeraldas, jades y chalchihuites, mezclado con el resplandor de las aguas en la piel de Kuk, eran un espectáculo exquisito. Kuk se sentía feliz viviendo entre las aves, reptiles y fieras, quienes también lo admiraban y querían.

 

Pasado el tiempo, la soberbia y el narcisismo comenzaron a apoderarse de Kuk, quien ya no pasaba horas jugando y conviviendo con los animales, sino observándose en las aguas de los arroyos y en cualquier superficie reflejante.

Ante esto, los dioses reunieron alarmados. decidieron regresar a Kuk al manto verde o mansión del cielo, llamado Gug, y crear otros seres que poblaran la tierra. Éstos serían fabricados por el dios que manejaba el maíz y la madera.

Kuk estaba realmente furioso; no quería que nadie más habitara la Tierra. Pensaba que estos seres infelices de madera no tendrían la suficiente inteligencia como para caer postrados ante su inigualable belleza. Así que el joven soberbio se reveló contra los dioses, a pesar de que éstos le habían advertido que Xecoteoguah le sacaría los ojos. Camalotz le cortaría la cabeza, Tucumbalam le trituraría los huesos y le rompería los nervios y, finalmente, Cotzbalam lo devoraría.

Kuk no se amedrentaba. Esto enfurecía más a los dioses en el Gug. Por fin decidieron que los abuelos Ixpiyacoc e Ixcumané, bajaran como emisarios para mediar. Una vez que los abuelos descendieron a la Tierra, Kuk corrió a esconderse, en acto de rebeldía. Por fin Tucumbalam lo vio desde el cielo y lo llevo ante los abuelos.

Las súplicas de Ixpiyacoc y las lágrimas de Ixcumané no surtieron efecto ante el engreído muchacho. Así que los dioses decidieron darle un castigo ejemplar.

Al día siguiente los animales se habían reunido, asombrados, al ver una especie nueva de pájaro. Era un ave de hermoso plumaje color de iris, alas prolongadas, cola de plumas largas y la cabeza coronada por un resplandeciente penacho verde, que gallardamente yacía postrado en las ramas de un árbol. Al ver los ojos expresivos del ave, las fieras y los animales supieron de quién se trataba: ¡Era Kuk, el hijo de los dioses!, que había sido transformado para embellecer los bosques de las montañas de México Centroamérica.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s