LA REESTRUCTURACIÓN PANISTA ¿CAGADA DE PALOMA?

foto Raul

Reza el dicho: Algo es algo…, y lo podemos aplicar a la reestructuración administrativa propuesta por Mauricio Vila, a pocos días de asumir la gubernatura de nuestro Estado. ¿Y por qué el poco entusiasmo que nos merece su propuesta?

Pues justamente por la pobreza de sus alcances y lo incierto de sus objetivos. En sus propias palabras para la “austeridad y eficiencia del nuevo gobierno”.

Para tal fin propone fusionar algunas áreas y desparecer otras entre Secretarías e Institutos, degradándolas a Subsecretarías y en caso contrario creando  Secretarías. Estiman reducir el gasto corriente en mil millones de pesos anuales, por la vía conocida de recortar personal de confianza. Como dijimos al principio: Algo es algo…

En nuestra opinión, la ausencia de un diagnóstico, somero por lo menos, de los problemas y prioridades de nuestra entidad, sugiere que la reestructuración responde a la tradicional visión ideológica  del panismo, en el sentido de reducir la presencia del gobierno.

Quizá ello explique que la desigualdad, la corrupción, la educación, la salud, son temas ausentes y por tanto sin respuesta en el nuevo organigrama del flamante gobierno.

Como el mismo Mauricio Vila nos indicó; “Lo mismo que hicimos cuando asumimos el Ayuntamiento”.

Respecto al resultado de las recientes elecciones, el panismo evidentemente no tiene misma la lectura  que para la mayoría de la sociedad. El hartazgo de la misma en cuanto a la corrupción y la ostentación de privilegios a la cuenta de los recursos públicos, tiene una sola dedicatoria, y suponen, justamente que es al PRI.  Puede que este sea el primer destinatario del rechazo social, pero el segundo necesariamente es el PAN, aunque en realidad los destinatarios lo son todos y cada uno de los partidos y su plantilla de políticos, porque en relación a MORENA, a lo sumo se le puede otorgar el beneficio de la duda.

Con todo y la debacle priista a nivel nacional, la victoria panista fue por estrecho margen y con todo el férreo bipartidismo yucateco, MORENA obtuvo una votación histórica que casi le arrebata la mitad de Mérida.

En lo personal nunca espere un planteamiento diferente al que hoy nos presentan; pero siempre cabe la posibilidad que uno se equivoque y nos sorprendan agradablemente. La austeridad que nos proponen no es una idea política, sino más bien un concepto aritmético o contable que se reduce a recortar la nómina, no a moderar los privilegios de los privilegiados que como siempre, al fin y al cabo “fifís”, gozaran de las prebendas de incursionar en la corte del Palacio de Gobierno. Por ello el título de este artículo fácilmente puede omitir los signos de interrogación: La reestructuración panista o cagada de paloma.

Pues justamente por la pobreza de sus alcances y lo incierto de sus objetivos. En sus propias palabras para la “austeridad y eficiencia del nuevo gobierno”.

Para tal fin propone fusionar algunas áreas y desparecer otras entre Secretarías e Institutos, degradándolas a Subsecretarías y en caso contrario creando  Secretarías. Estiman reducir el gasto corriente en mil millones de pesos anuales, por la vía conocida de recortar personal de confianza. Como dijimos al principio: Algo es algo…

En nuestra opinión, la ausencia de un diagnóstico, somero por lo menos, de los problemas y prioridades de nuestra entidad, sugiere que la reestructuración responde a la tradicional visión ideológica  del panismo, en el sentido de reducir la presencia del gobierno.

Quizá ello explique que la desigualdad, la corrupción, la educación, la salud, son temas ausentes y por tanto sin respuesta en el nuevo organigrama del flamante gobierno.

Como el mismo Mauricio Vila nos indicó; “Lo mismo que hicimos cuando asumimos el Ayuntamiento”.

Respecto al resultado de las recientes elecciones, el panismo evidentemente no tiene misma la lectura  que para la mayoría de la sociedad. El hartazgo de la misma en cuanto a la corrupción y la ostentación de privilegios a la cuenta de los recursos públicos, tiene una sola dedicatoria, y suponen, justamente que es al PRI.  Puede que este sea el primer destinatario del rechazo social, pero el segundo necesariamente es el PAN, aunque en realidad los destinatarios lo son todos y cada uno de los partidos y su plantilla de políticos, porque en relación a MORENA, a lo sumo se le puede otorgar el beneficio de la duda.

Con todo y la debacle priista a nivel nacional, la victoria panista fue por estrecho margen y con todo el férreo bipartidismo yucateco, MORENA obtuvo una votación histórica que casi le arrebata la mitad de Mérida.

En lo personal nunca espere un planteamiento diferente al que hoy nos presentan; pero siempre cabe la posibilidad que uno se equivoque y nos sorprendan agradablemente. La austeridad que nos proponen no es una idea política, sino más bien un concepto aritmético o contable que se reduce a recortar la nómina, no a moderar los privilegios de los privilegiados que como siempre, al fin y al cabo “fifís”, gozaran de las prebendas de incursionar en la corte del Palacio de Gobierno. Por ello el título de este artículo fácilmente puede omitir los signos de interrogación: La reestructuración panista o cagada de paloma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s