RELATOS SENCILLOS(LOS “SAAKALES”)[POR: JOSÉ SALATIEL TEC]

sala-foto-oficial

 

Los ” Saakales ” entraron en la hacienda por el camino que conduce a las viviendas de los peones. Entraron como un río negro invadiendo las casas y las cosas.

Los habitantes más antiguos de Nohchén, dijeron que estas hormigas negras salieron en busca de alimento como presagio de un largo temporal de lluvias.

En grupos de miles arrasaron con todo lo que encontraron a su paso, En los hogares de los peones, con antorchas encendidas controlaron la invasión de las hormigas, hasta que poco a poco se fueron alejando por las haciendas del poniente.

Pero el joven profeta que mira el río negro alejándose en silencio, puede entender que esto es un indicio de cosas por venir. Porque así como los Saakales vinieron y arrasaron a su paso, el fuego que se avecina arrasará con todo….porque ayer, sin más explicaciones, los esbirros del amo incendiaron los jacales de los indios que levantaron la voz en protesta, por todo lo acontecido a la joven prometida de Anastasio Huchim.

Pero los indios ripostaron destruyendo las caballerizas y ahuyentando hacia los montes aledaños los caballos finos del patrón. Y por la noche, algunos de los peones escaparon a la selva, donde se dice, que algunos caudillos reúnen a la gente para pelear por su liberación.

Entonces, el joven profeta comienza a meditar en lo que el destino le depara. Su pensamiento avanza y su corazón se entristece. No quiere dejar a los que ama, pero al mismo tiempo los quiere libres como las nubes y como los pájaros. Por  eso su espíritu está triste. Él ya sabe lo que es la guerra. Atraviesa el monte con los indios a su lado, buscando la soledad. Habla con ellos y es como si se despidiera al mismo tiempo.

-¡Por la libertad han muerto muchos de nuestros hermanos! ¡Por nuestra libertad ahora, de seguro morirán muchos más! Las huellas que dejaron van ineludiblemente hacia la consumación de este ideal. ¡Sigamos con determinación el rastro de sangre que ellos nos dejaron, al final se encontrará la libertad!

Pero la libertad sin reglamentos se convierte en libertinaje. La libertad sin preparación se convierte en holganza y tiranía… ¡Preparémonos para alcanzar la libertad! y hagamos buen uso de ella….

Pero la noche siguiente, por el rumbo de las haciendas del poniente, podían verse tantas espirales de humo levantándose, como fantasmas, hacia el cielo nocturno, mientras el viento traía desde lejos el olor de hojas calcinadas, y un remoto grito de dolor que rebotaba en las paredes de la hacienda, como una bola seca.

Algunos dijeron  que los peones de esa parte, ahuyentaban con el fuego a los Saakales que los habían invadido…Pero el joven profeta sabía que era algo peor que eso…

Los Saakales se habían ido para guarecerse en sus terrones subterráneos…Lo que venía era el fuego, el humo, la ceniza, el dolor, el descalabro de las cosas la separación de los amados,….La guerra con sus mil tenazas poderosas más fuertes que los de las hormigas negras para destruirlo todo como un río negro de Saakales inhumanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s