PELUQUERÍA FINA [POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA]

foto-analeti

 

_Sí, buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarle?

Me pregunta el peluquero de la esquina cercana a mi departamento, al presentarme a las cinco de la tarde con el cabello recién lavado, vestida para la boda de mis amigos Juan Carlos y Cristina.

_ Vengo ya lista para ver si es posible que me arregle el cabello y me maquille, como ve, estoy vestida para ir a una recepción.

_ ¡Claro! con mucho gusto, ¿cuál es su nombre?

_ Soy Yadira

_ Adelante señorita Yadira, soy Paul, en un momento le arreglo el cabello según sus indicaciones, enseguida la maquillo, adelante, póngase cómoda, en un momento estoy con usted.

_ ¿Vive usted por éste rumbo? No recuerdo haberle atendido.

_No, apenas me mude la semana pasada, el sábado para ser exacta.

Al entrar en aquel lugar lleno de fotos de bellas modelos, propaganda de maquillajes, maniquís con hermosos peinados, accesorios a la moda, me sentí en tan buenas manos que lo único que hice fue tomar posición en una silla alta, relajarme, cerrar los ojos y comenzar a soñar en el festín que se aproximaba. Quería ser la mujer más bella de la velada para los ojos de mi amado Mateo.

Entre sueños escuché a Paul preguntarme si quería el cabello recogido y acentué con la cabeza, solté los hombros, seguí soñando, por ratos escuchaba el sonar de las tijeras, la secadora de pelo y sentía el aroma del spray.

Al rato me preguntó de qué color quería el maquillaje para los párpados, y le respondí:

_ Del tono de mi vestido

Llevaba un vestido largo color azul rey.

Apenas y abrí los ojos para ver como avanzaba y miré el reloj, platicaba con Paul de cosas triviales, en algún momento de la plática le comenté que empezaría a ocupar de sus servicios puesto que me sentía muy contenta.

Alrededor de las 7:15, con una dulce voz, me dijo Paul:

_Servida señorita Yadira, está usted esplendida, realmente bella.

_Al voltear al espejo principal, me vi hermosa, me fascinaron el peinado y el maquillaje.
Le pague, sonreí y salí.

Al llegar a mi departamento, ya me esperaba Mateo.

_ Estás realmente bella Yadira, me tomó de la cintura y me besó.

_ Le sonreí y salimos para la boda.

En el camino le comenté que fui a una peluquería fina, de Paul a la vuelta del departamento, su asombro me hizo estremecerme y mucho más al afirmarme Mateo que esa peluquería fina estaba cerrada desde hacía más de un año, porque su peluquero Paul había muerto en un trágico accidente.

 

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s