LEA BAJO SU PROPIO RIESGO [POR: LUIS CHAY CHUIL]

Advierto de antemano que ahora no hablaré de la Independencia, aunque debe ser lo propio por el día y de lo que hablarán los demás en esta revista digital, de modo que seré el negrito en el arroz… algo así dice el dicho popular, ahí ustedes lo complementan.

Razones simples me hacen desentonar en esta ocasión: me ganó el tiempo por mis múltiples pendientes que tengo que resolver; me desconcentré y las ideas cotidianas que estaba plasmando se me deshicieron de la cabeza. Pero, sobre todo, tengo que atender mis más de 20 negocios, pues tengo que ver que no se desnegoceen (algo así como no desnegociar el negociante).

Tuve que sacar de la manga estos apuntes para no decepcionar a mis más de 5 mil lectores que siguen estos negociantes que escribo, a veces sin pies ni cabeza, porque no recuerdo dónde dejé mis apuntes de lo que iba hablar respecto a las fiestas patrias y se me desnegociaron las ideas.

Además, la premura del tiempo me orilló a esto, de modo que espero que la correctora no me la recuerde por enviar muy tarde, igual que los editores que tienen que ingeniárselas para las imágenes y subirlas en la red; así que si me timbran los oídos en varios momentos, creeré que ellos me alaban por complicarles la vida…

Todo este rollo fue para excusarme por dejar todo a última hora y permitir que la desidia ganara terreno en mi ánimo, así que gracias y un mundo de disculpas, hasta para eso soy exagerado… He aquí la razón del título que encabeza estas líneas, leer cosas que “nada que ver” con el “Grito” de Dolores, eso es lo que voy a dar cuando me manden por un tubo todos ustedes… Además hasta en estas fiestas hay béisbol.

La afición al béisbol en Yucatán está tan arraigada que hasta en el poblado menos pensado se practica. Hay ligas amateurs, infantiles, juveniles, de adultos y profesionales. Así que los fines de semana, los partidos son motivo para convivir en familia y amigos, sin faltar en algunos casos las cervezas, para mitigar el calor.

Excepto las infantiles, esos encuentros producen ingresos y muchos jugadores cobran. Así que el llamado rey de los deportes traspasa lo deportivo y forma parte de la identidad yucateca. Cuando Leones de Yucatán juega, el estadio está repleto; no en vano la afición yucateca es la mejor de toda la Liga Mexicana de Béisbol.

Puede pensarse que con eso Yucatán produce a los mejores peloteros a nivel nacional –hay quienes han escrito su nombre en la historia de la pelota–, pero en la actualidad en la LMB sólo hay 13, y en los Leones sólo uno, Carlos Pech.

El primer mexicano en jugar béisbol fue un yucateco: Primitivo Casares y Galera, quien además fue el primero en lograrlo en Estados Unidos, lo hizo en la Facultad de Ingeniería en Harvard y organizó la primera experiencia deportiva en equipo, fuera de él no ha habido otro.

Juan José Pacho Burgos llegó a Triple A, un paso de Grandes Ligas. Juan Carlos Uribe, ex pícher, llegó a nivel Doble A.

Se cree que el béisbol llegó a Yucatán en 1890, cuando Eduardo Urzaiz y sus hijos llegaron en barco de Cuba junto con bates, mascotas y pelotas. Jugaban en las calles y, según los expertos en la materia, organizaron el primer partido en estas tierras en el parque del barrio de Santiago.

La primera experiencia a nivel profesional fue en 1946 con la Liga Peninsular, en la que participaron en su primera edición equipos de Campeche y Yucatán, pero se acabó en 1954, año en el que se fundó Leones de Yucatán.

Se dice que en la región, Yucatán es donde más ligas funcionan y hay béisbol todo el año. Entre ellas están las ligas “Naxón” Zapata y Meridana (las dos profesionales), las más fuertes; además de las Ticuleña y Motuleña, Alberto “Zurdo” Quintal, y Municipal.

“Hay 20 ligas de Primera Fuerza, 20 de Segunda Fuerza, en las que todos los domingos juegan y ganan dinero”, reveló Juan José Pacho Burgos, el único yucateco que ha llegado a nivel Triple A, a un paso de las Grandes Ligas.

Algunos opinan que en el beisbol infantil, como hay entrenadores preparados, no hacen por mejorar. Se estancan y enseñan lo mismo a los niños; si pensaran que tienen que actualizarse como todo en la vida, habría mejoría.

Peloteros mexicanos en Grandes Ligas que juegan infield hay al menos dos, los otros son pícheres; la razón es porque no tienen velocidad, no trabajan en piernas. No quiere decir que no haya yucatecos veloces, pero es difícil encontrar atletas que se preparen desde jóvenes para ello. En Estados Unidos desde secundaria empiezan a jugar y los están viendo. En la universidad se preparan para jugar Grandes Ligas.

Otra causa es que el yucateco es hogareño y le cuesta salir de su Estado, así que la parte mental es una limitante. Aunado a eso puede mencionarse que el dueño anterior de Los Leones se preocupaba por contar con una base de cinco peloteros surgidos en las filas melenudas, pero al morir, todo eso acabó.

En el 2005 el equipo llegó a la final de la Zona Sur y en el 2006 fueron campeones y en esa generación que era muy joven, se invertía en la generación de prospectos. Jesse Castillo fue invitado por un equipo de Ligas Mayores, Said Gutiérrez estuvo en sucursales y Óscar Rivera se fue a probar porque había un acuerdo con equipos de Grandes Ligas.

Aún hay esperanzas, pues Manuel Rodríguez juega en la sucursal de los Cachorros de Chicago en Clase A Larga. El apodado “Bolón”, quien obtuvo el galardón de “Novato del Año” en la temporada 2015 de la LMB tiene 1.80 de estatura y eso cuenta mucho.

Además del de Umán, Yucatán, Eduardo Vera milita con los Piratas de Pittsburgh en la Clase AA, son dos que han dicho “aquí estoy” y quizá en unos años por fin un beisbolista yucateco logre debutar en la Gran Carpa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s