HISTORIAS SILVESTRES [POR: WILBERTH BERMÚDEZ CH.]

FOTO OFIC DE WILI

 

Un venado fue a pastar

a lo limpio de un potrero,

mas cerca, en otro sendero,

escuchó un perro ladrar.

Y mucho miedo sintió

al escuchar a aquel perro;

lo observó bajando el cerro

y el perro también lo vio.

Pensó en su bella amada

una hermosa venadita

agraciada y muy bonita,

que no lejos descansaba.

Corrió intentando escapar

y se fue por la cañada,

el perro tras él ladraba

intentándolo atrapar.

Al llegar a la ensenada,

luego de cruzar el río,

escuchó un fuerte estampido,

un cazador le disparaba.

El can aún se escuchaba,

no se daba por vencido;

nunca lo habían perseguido,

por eso se preocupaba.

Por fin, un bosque encontró

donde poderse ocultar,

no lo podrían encontrar,

fue así como se salvó.

El cazador se marchó,

también se llevó a su perro;

el venado bajó del cerro

cuando el peligro pasó.

Hoy día vive muy contento

pastando en otra explanada;

tiene su propia manada,

es muy feliz con su amada,

aquella hermosa venada,

y la familia está creciendo.

Puntarenas, C.R.

D.R.A.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s