UNA CAJITA DE SORPRESAS. POR: LUIS CHAY CHUIL.

 

 

Aunque algunos me llaman “Juan el pescador”, no creo llegar a eso, simplemente me gusta el mar, algo indescriptible me subyuga y no logro descifrarlo. Sin embargo, hay cierta contradicción en mí, ya que si me proponen un chapuzón en las saladas aguas, prefiero un baño de piscina, aunque esté en algún puerto y frente a las mejores aguas turquesas.

Contrario a eso, si me invitan a pescar, no dudo, así sea a cualquier hora, grandes profundidades, muelle o metido en el agua a medio cuerpo. Puedo pasar todo el día, a pesar del sol, o noche en altamar, y no me aburre… Buena forma de poner a prueba la paciencia, ¿verdad?

Años atrás, cuando mi hija aún era pequeña, tiraba anzuelo metido en el mar hasta la cintura y sacaba algunos pececillos que ella disfrutaba verlos batallar por su vida en la arena cuando se los lanzaba para que pusiera en una cubeta hasta reunir suficientes para completar un guiso que su abuela materna (+) le cocinaba y comía como si fuera platillo para una reina.

Aún conservo en mi memoria imágenes de sus expresiones y aspavientos de emoción cuando veía que traía a la superficie algún pez intrépido que se colgó del anzuelo; mas cuando ella sentía los leves jaloncitos en el cordel que ella sostenía, de inmediato reaccionaba el papá solícito para ayudarle a sacarlo y separarlo del anzuelo.

Gustaba mi hija (a corta edad, y cuando había oportunidad de ir al puerto) que fuéramos algunas mañanas a intentar sacar algunos peces… momentos que siguen frescos en mi memoria, que, dicho sea de paso, aún es buena… ¡antes que empiecen con sus expresiones entre dientes para insinuar que ya estoy bastante crecidito para creerme aún muy tierno!

Así que como sus mentes hábiles y malintencionadas ya hirieron mis sentimientos, aquí le corto y no sigo contando… je, je, je, no es cierto.

En realidad, todo este rollo surgió como preámbulo y para cubrir el espacio que con amabilidad se me otorga, sin merecerlo, en esta revista, de modo que prometo en próximas colaboraciones compartirles más de mis tropiezos, de mi cajita de sorpresas.

Resulta que la musa me dictó estos días no algo para historias compartidas, sino que en un día especial la pasé bien, aunque en realidad procuro que cada despertar tenga algo extra. Llamaron pocos, pero los que siempre están pendientes, de modo que eso me hizo feliz.

Aunque no soy dado a externar y compartir mis emociones y sentimientos, esta ocasión algo me ha motivado hacerlo. No comí lo que quería, porque me dio flojera cocinar, pero degusté pastel, muy bueno por cierto, y eso que no soy dado a lo dulce… limoncito me dicen…

Fui felicitado, apapachado, y otros más “ados”…, pero lo destacable es que percibí detalles genuinos y sinceros. Dejé a un lado mi característica soledad por un momento, lo cual me ha hecho bien. Le debo una tanda a quienes no se creen los veranos que he recorrido… A los que ya me dicen que tramite mi credencial de “65 y Más”… también… ¡Cómo se atreven! A los 25 y algunos meses… todavía soy un chicuelo.

A quienes han preguntado qué tipo de tinte para el cabello uso los he mandado a freír habas… pero como no sé qué son y ellos quizá tampoco, así que no creo que vayan. No ha faltado alguno(a) que ha buscado cabellos plateados de más, sin éxito, en la ya no tan poblada cabellera que cargo; incluso ya me dicen “Gasolina”… cada vez más cara (frente), por mis ya notables entradas.

En medio de estas curiosidades he bailado el vals que más me gusta por un año más que veo la puesta y ocaso del sol, las diferentes facetas de la luna, amaneceres maravillosos y atardeceres que se pierden en la oscuridad de la noche cada día que acaba.

Gracias por tenerme en cuenta un agosto más. Me sirve para mirar adelante y rectificar algunas cosas que he descuidado en el camino o desilusionado con actitudes. Quienes se sientan aludidos o me han visto en forma no habitual o mostrando la mazorca, créanme que no ha ocurrido con dolo. Sólo puedo decir: Gracias por ayudarme a ser feliz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s