MIRANDO LA LUNA. POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA.

foto-analeti

 

Me quedé en la oscuridad de mi habitación mirando la luna por algunos minutos, al fin decidí cerrar los ojos y dormir, pero no pude. Repasé en mi memoria una y otra vez lo sucedido, me estremecía recordando sus besos, sus caricias, su trato.

Al principio era fría como el hielo, pero empecé a sentir su calor, me tomaba con dulzura, jugaba con mi cabellera y me murmuraba al oído palabras de cariño, pasaba sus manos con mucha delicadeza sobre mi piel, retiraba mi blusa mirándome a los ojos y entonaba una canción…

En varias ocasiones le pedí que me soltara las amarras de mis manos, con el pretexto de que quería acariciarlo y sentir su piel, pero en realidad buscaba el momento para ahorcarlo, pero nunca pude hacerlo.

No recuerdo cuánto tiempo llevo cautiva en este lugar, podrían ser 4 a 5 noches, no escucho ruidos de nada que me alerte por dónde estoy, no tiene radio ni TV, la mayor parte del tiempo me pone un antifaz, y cada que me lo quita es la noche y me quedo mirando la luna, pero no logro precisar el tiempo ni el lugar, apenas y siento el aroma de unas jardineras.

Anoche le pedí que me soltara:

–Safari, tú eres un joven muy amable y educado, ¿por qué estás en este negocio tan sucio?

Pero no me respondió, siguió cantando.

–Safari, ¿podrías soltarme? Nunca diré nada de ti.

Con una voz seria me dijo al oído:

–Me encantaría dejarle ir, pero no puedo. Estamos muy vigilados, pero le prometo que estaré pendiente y apenas tenga una oportunidad le dejo escapar, podría ser esta misma noche.

–Safari, ¿puedes decirme por dónde estamos?

–Le prometo señora que le haré un mapa para que usted llegue sana y salva.

Me dejó agua y pan. Me puso el antifaz y las amarras y se fue.

Me despertaron los forcejeos, gritos, arrastre de cosas, malas palabras y pleitos, pero no podía precisar lo que decían. Logré identificar que no hablaban en español, pero, a decir verdad no daba con el idioma, estaba muy nerviosa, sin poder ver y sin poder moverme.

Alguien abrió con rudeza la puerta del cobertizo donde estaba, le gritaban a Safari. Escuché varios pasos a mi alrededor de dos o tres hombres, sentía la mala vibra en el lugar donde me tenían. Safari les advirtió que León estaba por llegar, y que se salieran, se enfadaría mucho si me violentaban. Que ellos sabían que no podían entrar a molestarme.

Uno de los hombre le gritaba, como dándole ordenes, otro hombre me jalaba. Todo se estaba saliendo del control de Safari. Ellos me llevaban, me manoseaban, yo no paraba de gritar, me movía como podía para zafarme, pero me agarraban cada vez más fuerte unas cuatro o cinco manos, no podía hacer nada. Todo era muy ruidoso, ellos gritaban y se reían y Safari gritaba:

¡Váyanse! ¡Salgan! Me jalaban entre todos, y de repente una balacera interrumpió todo ese jaleo. Me dejé caer a la tierra, sin poder saber qué pasaba. Empecé a escuchar a Safari explicando lo que sucedía:

–León estos estúpidos llegaron de repente a violentar. ¡Qué bueno que llegaste! ¡Casi me roban a esta mujer!

León le dio órdenes a Safari:

–Tira los cadáveres al pozo, haz un despiste. Aquí está tu parte y te vas. Yo me quedo con la mujer. La usaré unos días antes de venderla.

Safari se le plantó y le discutió que eso no sería así. León se volteó cortando cartucho contra Safari, pero éste se le adelanto y le soltó unos balazos. Luego se acercó a mí, me quitó las amarras, el antifaz y me dijo:

–Toma parte de este dinero y sigue este mapa. No te detengas, sigue las piedras pintadas de rojo y después del arco estarás a salvo. Yo realmente me enamoré de ti y te amo, pero mi vida es un infierno, corre y no mires atrás…

Salí corriendo, sin zapatos, con la ropa toda rasgada, unos fajos de billetes y al dar la vuelta, escuché unos balazos, supuse que era Safari, corrí, corrí. Sentí a alguien detrás y al voltear, era la luna quien me seguía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s