EL BARCO DE PAPEL DEL PRI [POR: RAÚL R. DZUL PAREDES]

foto Raul

Como se diría en un ambiente de luto: “Pataleó un poco el muerto, pero por fin entregó el alma”, o lo que es lo mismo, pataleó el PRI, aunque desde el domingo por la noche se sabía perdido.

En nuestra opinión, la asunción de Sahuí en su calidad de candidato del tricolor fue acompañado de un ambiente de triunfalismo del panismo, que consideraba más competitiva la candidatura de Ramírez Marín. Del desenlace ya se dijo mucho.

La salida de Huacho de las filas del panismo dio una bocanada de optimismo a los estrategas de Sahuí, optimismo que sin embargo se transformó triunfalismo, apalancado en la idea de que la maquinaria de Víctor Caballero, sumada a la del propio Sahuí, sumaría la diferencia para triunfar.

La maquinaria de billetes, barco de papel, no estaba hecha para resistir la tormenta. Podía atravesar charcos, pero no ríos desbordados como los del domingo próximo pasado.

No pueden argumentar ahora que no sabían la magnitud del siniestro. Sí que lo sabían. Pero confiaron en su “pritanic”. Caminaban llenos de fe en que su “maquinaria”, victoriosa en par de batallas, era invencible. Y cómo no: Ciento veinte mil priístas, listos para la lucha, presumieron en su cierre. No les alcanzó.

Atrapados en la tormenta, sin posibilidad de ayuda exterior, han tenido que aceptar lo inaceptable: La derrota.

El recuento de los daños todavía no se evalúa. Poco a poco, hasta que empiecen a entregar las plazas, en plural, dimensionarán el tamaño de la pérdida.

Por otra parte, y como no todos pierden cuando azota una tormenta, el panismo está de plácemes. Las circunstancias particulares del Estado lo colocan como victoriosos. No es que la mayoría les haya dado el mandato. Para nada. Un 60 por ciento votó en favor de opciones diferentes. Ciertamente, según las reglas, les basta con su 39 por ciento para legalmente asumir el poder. Legalmente pero no legítimamente, que esto lo otorga la mayoría: 50 más uno.

El bipartidismo que tanto mal le ha hecho a Yucatán, al parecer comenzó a ceder, tiene notables grietas y el emergente partido MORENA, involuntariamente actuó como fiel de la balanza, pero al llevarse un poco más del 20 por ciento de la cosecha ha puesto los cimientos para aspirar a ser más que un invitado para convertirse en protagonista.

Una parte dependerá de los resultados que nos entregue el próximo presidente de México. La otra dependerá de sus cuadros y militancia. Ojalá y tomen de referencia lo que no deben hacer de los demás partidos, especialmente del PRD, cuya mezquindad terminó por alcanzarlo.

Otra vez tiene la oportunidad el PAN de desmantelar las estructuras “chuecas” de la política electoral. Esa que propicia que el dinero sea la plataforma para hacer llegar a los peores en los puestos públicos. Patricio Patrón y Vicente Fox nunca se lo plantearon y mucho menos lo trataron. Por ello seguimos contemplando escenas asquerosas en este proceso que no cierra, precisamente por tanta podredumbre.

Esperemos que estos cuatro días que innecesariamente tuvieron que esperar los yucatecos para tener la certeza de su elección les haya servido para reflexionar que es por ello que mucho más de la mitad no votó por Vila y el PAN. La legitimidad se la tendrán que ganar propiciando que de una buena vez no volvamos a vivir la compra de votos y la coacción de los órganos electorales, manchados por la sospecha, entre otras muchas cosas. Hay mucho que reflexionar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s