¡SÍ SE PUEDE Y VALE SOÑAR!. POR: LUIS CHAY CHUIL

 

 

Ha ganado México al equipo alemán, a pesar de todos los pronósticos; eso es innegable, y deseo que contra Corea también salga victorioso y pueda aspirar a la segunda fase. Me incluyo entre los que no compartía, y sigo sin entender, el método del técnico del conjunto mexicano, pero le doy la razón en el sentido de que es una forma de herir y probar en el orgullo propio a los jugadores.

Ahora todos le echan flores a la selección y al entrenador… la verdad me parece convenenciero ponerse en la ruta por donde sopla el viento y hacia donde vuelan los billetes… lo cual no es nuevo, pero no quiero meterme en la cuestión de la mercadotecnia y de los intereses económicos.

Lo que quiero es manifestar mi solidaridad con los jugadores, pero sin aplaudir su fiestecita días antes, ya que a final de cuentas ellos son quienes sudan la camiseta y los que tienen que resolver en la cancha el acertijo. Lo digo porque buen tiempo de mi adolescencia y juventud lo pasé en un campo de fútbol y durante un juego los conceptos y estadísticas pasan a segundo plano.

En el terreno de juego la teoría queda en el papel. Cuando se tiene que disputar el balón y tratar de evitar que el adversario lo tenga e invada el propio terreno del campo y horade la portería se vuelve un reto al orgullo, de modo que se pone todo lo posible para evitarlo.

Lo que no acepto de muchos comentaristas de televisión es que creen interpretar lo que los jugadores hacen en la cancha, sin siquiera haber disputado en su vida un partido o al menos una cascarita, ni mucho menos experimentado los sacrificios que requiere defender los colores de un equipo. Estudiar comunicación no es carta de presentación autorizada suficiente.

Lo anterior no me lo saco de la manga, lo rescato de varios años de practicar fútbol y basado en que ni el mejor entrenador puede activar un chip en sus jugadores para hacer lo que tiene en mente, mucho depende del trabajo en conjunto, la dedicación y otras circunstancias al momento.

En la etapa de preparatoria y luego en vocacional era parte del equipo de fútbol de mi pueblo, que participaba en un torneo en una colonia meridana y luego en los representativos de las escuelas en las que estudié. Cómo olvidar todas aquellas ocasiones en las que viajábamos en la gaveta de los autobuses para regresar al pueblo después de cada partido dominical.

Alargarme no quiero, lo único que deseo es congratularme con los jugadores de la Selección Mexicana por el buen desempeño que aspiran tener en el Mundial. Quienes hayan vivido aquellos fines de semana durante los partidos en la población o en Mérida habrán revivido esa adrenalina de disputar un partido de fútbol; así que ¡felicidades a la Selección Mexicana!

Aunque no hay que lanzar campanas al vuelo, con esa motivación, hacia adelante, aunque sea para disputar el tan esperado quinto partido. Quiero soñar un poco y al menos que el seleccionado mexicano quede entre los ocho mejores de la competencia mundialista. Suerte y saludos a todos los que se hayan sentido aludidos por estos recuerdos, a pesar del tiempo de no vernos.

Que trascienda hasta los que se nos han adelantado en el camino. Sé que desde allá donde estén compartirán estos recuerdos, sonreirán y nos darán ánimos, como cuando estábamos en el campo disputando un partido.

¡Felicidades México! ¡Que nada los detenga, Chicharito, Márquez y compañía!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s