¿PARA QUÉ ESCRIBIR? [POR: ELIZABETH BORGES]

 

 

Dime qué quieres olvidar y te diré de qué te gustaría escribir… o bien dime sobre qué te gustaría escribir y te aseguro que es uno de los temas que te gustaría olvidar o recordar para siempre en tu vida.

Cuando inicio este relato miles de ideas vienen a mi mente, por ejemplo, desde cuándo me gusta escribir. Puedo ubicar los mágicos momentos de mi niñez, cuando en lugares tan diversos solía escribir lo que mi imaginación y mi corazón me dictaban. Creo que escribo para recordar e intento recordar con alegría los acontecimientos de la vida.

Muchas veces los recuerdos no son con alegría sino con tristeza, con ese ánimo de necesitar recordar para no olvidar un origen, un corazón, una vida… el amor en mi vida.

Al repetirme estas respuestas de que al escribir estoy buscando compartir mis emociones pasadas, presentes y futuras es porque yo creo que en la vida nunca debemos dejar de intentar las cosas que queremos hacer, ya que quien permanece estático, aletargado, en inercia, la vida lo lleva y no él lleva su propia vida.

Escribir es un interesante proceso de crecimiento en todos los ámbitos de la vida, implica mucho amor y una gran responsabilidad. Es darle a mi vida un nuevo plan, un nuevo proyecto, a corto, mediano y largo plazo.

Escribir es terapéutico, armoniza mi alma, enriquece mi vida. Me gusta escribir las fantasías que existían en mi niñez, las maravillas compartidas con mi madre y mi abuela, cómo podía abstraerme absolutamente en una cueva, en una cueva física, en ese refugio frío, helado, y hoy sé que hasta peligroso.

En esas circunstancias, en esos momentos, mi refugio, mi silencio, mis cómplices, mis mejores amigos: los libros: los libros de texto, de los que guardo la esencia de los olores a nuevo, a colores hermosos, a sentirme lo mismo en un río que en el Vaticano (no conocía un río y mucho menos el Vaticano).

Las formas tan perfectas de describirme esos lugares hacían que mi abstracción llegara a grado tal que absolutamente nada del exterior llegaba a mí. Me mimetizaba en esa húmeda cueva para que los sonidos de fuera no me interrumpieran ese viaje que yo lograba leyendo. Cuando se lee y se escribe, se reflexiona, se recuerda, se vuelve a sentir, oler, escuchar y esto lleva a la felicidad, y lo más importante para una persona es lograr la felicidad y cumplir los deseos, a veces llamados sueños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s