EL JARDINERO [POR: ANA LETICIA MENÉNDEZ MOLINA]

foto-analeti

 

Isidro Chaac favor de pasar por sus pertenencias, firmar carta de salida y juramento de no volver a caer en la cárcel.

Después de vivir una condena de 9 años, al fin fui liberado, el juez me preguntó si estaba limpio de la mente, y que si volvería a matar a Rosa. Yo le contesté lo que ya había estudiado: No su señoría, he aprendido la lección y nunca volveré a matar a nadie, estoy curado de la mente y del corazón.

—Buenos días Isidro, ¿tendrá ya el ramo de rosas para mi esposa? quiero que cuando despierte sea lo primero que vea, y seguro la despertará el exquisito aroma de esas rosas, pero dime Isidro ¿qué les pones que tienen ese aroma único y florecen tan hermosas?

—Sólo las cuido con amor y les platico historias y cuentos fantásticos, y a ellas les encanta escuchar, yo diría Señor, si usted me lo permite, que las rosas hablan, lloran y se ríen, las nuestras, perdón las rosas de su jardín, son únicas y muy especiales.

—Realmente Isidro, los jardines son tuyos aunque estén en mi propiedad, tu eres quien los mantiene con vida, me ha contado mi abuelo que desde que él era pequeño, tu abuelo era el jardinero de nuestra mansión, y que se ha pasado de generación en generación el cuidado de los rosales, te agradezco tu trabajo y dedicación y ahora que mi esposa está preparando la fiesta de cumpleaños de nuestra hija Rosa de Rohan-Chabot, quiero rosas rojas por todos lados, que los invitados se lleven ramos de rosas, que tengamos rosas en los centros de las mesas, en fin que se vea el esplendor, y quiero agradecerte en lo particular tu sacrificio y hacernos tan felices

—Así será Señor conde, me dedicaré a trabajar y a elaborar las mejores rosas, su firma de agua de rosas Rohan-Chabot será maravillosa y devolverá la juventud a quien la use pasándola en su rostro y en todo su cuerpo, la piel será más tersa y juvenil, y la continuidad de su uso dará lozanía y frescura a todas las pieles, que su esencia traspase y se atrasará el envejecimiento.

—Me fui al invernadero a prepararme, esperaré a que la niña salga a jugar, es tan linda, llena de vida, y su sangre alimentará a mis hermosas rosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s